Cada mes de retraso en tratar el cáncer puede aumentar un 10% el riesgo de muerte

Javier Peláez
·4 min de lectura
Un retraso de solo unas semanas en recibir tratamiento frente al cáncer (como operaciones de cirugía, quimioterapia o radioterapia) aumenta significativamente el riesgo de muerte
Un retraso de solo unas semanas en recibir tratamiento frente al cáncer (como operaciones de cirugía, quimioterapia o radioterapia) aumenta significativamente el riesgo de muerte

Cuando se habla de “cáncer” solemos pensar que es una sola enfermedad, y en realidad no hay un “cáncer”, existen incontables tipos de cáncer, todos ellos con sus diferencias y particularidades. Sin embargo, las últimas décadas de investigación nos muestran una verdad incontestable: la detección precoz y el tratamiento temprano salvan vidas. Por muy diferentes que sean estos tipos de cáncer hay algo que todos tienen en común: empeoran, mucho y rápido, si no se tratan a tiempo.

Ahora, un equipo internacional de investigadores pertenecientes a diferentes departamentos oncológicos de la Queen's University de Ontario, Canada, y del Kings College de Londres, han publicado uno de los análisis sistemáticos más extensos sobre el tema, revelando que existe un impacto significativo en la mortalidad de los pacientes si se retrasa su tratamiento, ya sea una operación quirúrgica, un tratamiento de quimioterapia o de radioterapia.

Para realizar este metaanálisis recopilaron un total de 34 estudios publicados en los últimos veinte años (2000-2020), que englobaban 17 tipos de afecciones oncológicas, y que incluían en total más de un millón doscientos mil pacientes. La asociación entre retraso en el tratamiento y amento de la mortalidad fue estadísticamente significativa en 13 de las 17 indicaciones.

Los resultados son notables y preocupantes. Las personas cuyo tratamiento contra el cáncer se retrasa un mes aumentan el riesgo de muerte entre un 6% y un 13%, un riesgo que sigue creciendo cuanto más tiempo se alarga el retraso. Las cifras concretas incluyen operaciones quirúrgicas, donde existe un aumento del 6-8% en el riesgo de muerte por cada mes de retraso en la cirugía, y un impacto aún más marcado para los tratamientos de radioterapia o quimioterapias, donde un retraso de cuatro semanas supone entre un 9% y un 13% de aumento del riesgo de muerte.

Además, los investigadores calcularon que el riesgo de muerte se dispara cuando los retrasos son aún mayores (dos o tres semanas). En el estudio se utiliza como ejemplo una demora de ocho semanas en una cirugía de cáncer de mama que aumenta el riesgo de muerte en un 17%, mientras que doce semanas de retraso, hace crecer ese riesgo hasta el 26%.

Infografía con los diferentes resultados del estudio | Timothy P Hanna et al.
Infografía con los diferentes resultados del estudio | Timothy P Hanna et al.

El estudio publicado en el British Medical Journal es especialmente relevante en estos meses de pandemia. En abril de este año, en esta misma sección de ciencia de Yahoo publicamos un artículo titulado “¿Dónde están los demás pacientes?” en el que diferentes médicos expresaban su preocupación por el exceso de mortalidad que iba suponer el hecho de que muchas personas no están acudiendo a tiempo a sus centros de salud por miedo al coronavirus. “Hay muchos pacientes que se están quedando en casa y que deberían acudir a urgencias”, explicaba el doctor Azuquahe Pérez, neurólogo en el Hospital Insular Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canarias.

Durante esta epidemia de Covid19 hemos aprendido a estar atentos a diferentes datos y conceptos estadísticos como el de “exceso de mortalidad”, sin embargo, muchos de los fallecimientos que los expertos esperan a medio y largo plazo no serán víctimas directas del coronavirus, sino de los retrasos en la detección y tratamiento de otras enfermedades.

Los autores de este estudio son conscientes de esta situación y alertan que un retraso de tres meses en las cirugías de las pacientes con cáncer de mama (como el que muchas han sufrido durante el confinamiento y cuarentena del Covid19) provocaría un exceso de 1400 muertes en el Reino Unido, 6.100 en los Estados Unidos, 700 en Canadá y 500 en Australia.

Ayer, el Instituto Nacional de Estadística actualizaba las cifras sobre el número de fallecidos cada semana en España. Desde principios del mes de marzo (cuando estalló la pandemia de coronavirus en nuestro país) hasta el 25 de octubre (último dato disponible del INE), en España han muerto 65.892 personas más que en un año normal. No sabemos cuánto de este exceso se debe directamente al coronavirus y cuánto se podría achacar a retrasos en tratamientos, falta de terapias o demoras en la detección de enfermedades que podrían curarse si se hubieran cogido a tiempo. Es probable que nunca lo sepamos con exactitud, lo que sí está claro es que incluso si logramos detener la pandemia de Covid, los fallecimientos por otras enfermedades como el cáncer seguirán aumentando por esos retrasos en el diagnóstico y tratamiento.

Más artículos de actualidad médica y sanitaria en Yahoo:

Referencias científicas y más información:

Hanna Timothy P, et al. “Mortality due to cancer treatment delay: systematic review and meta-analysis” BMJ (2020) DOI:10.1136/bmj.m4087