El nuevo reto de Channing Tatum alejándose de su imagen de sex symbol

Sus primeras apariciones en películas como Step Up hicieron arder las pantallas de cine de todo el mundo, y es que con un físico como el de Channing Tatum fueron pocos los que no cayeron rendidos ante aquella estrella en ciernes. Hollywood no tardó en ver el potencial tras el actor y le confirió roles para su lucimiento físico en cintas de acción como G.I. Joe, dramas románticos como Querido John o provocadoras producciones como Magic Mike.

Con películas como Los odiosos ocho de Quentin Tarantino, ¡Ave César! de los hermanos Coen o Foxcatcher de Benneth Miller trató de hacerse hueco en un cine más formal y adulto, pero la industria solo parecía tener ojos para su físico. Después de fracasos comerciales como El destino de Júpiter o La suerte de los Logan y de hacer frente a su divorcio con Jenna Dewan, Tatum decidió tomarse un descanso, aunque ha vuelto con las pilas cargadas y con ganas de afrontar nuevos retos que le alejen de su imagen de sex symbol.

Ha trabajado en Dog, su primera película como director sobre el divertido y emocional viaje de un perro y su dueño al funeral de un amigo. También ha estado rodando la comedia Lost City of D con Sandra Bullock, una propuesta que apunta a ser de las más excéntricas de su carrera. Y es que Tatum está dispuesto a demostrar que es mucho más que puro físico.

Más historias que te pueden interesar: