Puñetazos a rivales, empujones y muchos oros: adiós a Mekhissi-Benabbad

mahiedine mekhissi bennabad se retira
Se retira Mekhissi, el mejor obstaculista europeoAlexander Hassenstein - Getty Images

"Lo dejo porque ya no tengo ganas. Ya no disfruto al ir a entrenar y sentí la hora de decir alto. Si corría era para ser campeón mundial, olímpico, ganar medallas, batir récords. Si quieres lograr estos objetivos y no te apetece, no tiene sentido continuar. Quería hacer otra cosa con mi vida", anuncia Mahidiene Mekhissi-Bennabad, francés de Reims de 37 años y simplemente el mejor corredor de 3.000m obstáculos de la historia de Europa, y con esas palabras confirma su retirada del atletismo a L'Equipe.

Las lesiones y operaciones en los tendones de Aquiles han obligado a echarse a un lado a un atleta que no compite desde el pasado 4 de febrero, un discreto 9º puesto en una carrera de 1.500m en pista cubierta en Miramas como última actuación profesional, que ya se perdió los Juegos de Tokio y que para buscar su última victoria hay que remontarse hasta 2019, cuando ganó un 10K en ruta en Cannes.

Pero hasta 2018 todo iba bien. Mekhissi-Benabbad, hijo de padres argelinos al que un profesor descubrió sus habilidades innatas para el atletismo, y así acabó llegando a los 19 años al centro de alto rendimiento, el INSEP, de París, antes de volver a Reims, no encontró un rival a su altura en Europa entre 2008 y 2018.

Ganó el oro en el Europeo de 2010 en Barcelona, 2012 en Helsinki, 2016 en Zúrich y 2018 en Berlín y sus rivales, entre ellos españoles como el sancionado José Luis Blanco, Victor Ruiz, Ángel Mullera o Fernando Carro solo se preguntaban cómo hacerse con uno de los otros dos cajones del podio.

Puñetazos, agresiones a mascotas y antideportividad

Fueron cuatro títulos europeos en los obstáculos que bien pudieron ser cinco, porque en Zúrich 2014 (donde a cambio ganó el oro en los 1.500m), se sintió tan superior y ufano que se quitó la camiseta francesa en la entrada a la última recta y con ella agarrada por la boca y el pecho desnudo empezó a animar al público, un gesto tan antideportivo que fue descalificado: el oro recayó en su compatriota Yohan Kowal y el bronce en el español Mullera.

Como la reclamación llegó de España, la tensión entre franceses y españoles escaló tanto en las tripas del Letzigrund que casi se llega a las manos. Mekhissi-Bennabad ya se había peleado a puñetazo limpio con su compatriota Mehdi Baala por unos toques en la carrera de 1.500 metros del Mitin de Mónaco de la Liga de Diamante en 2011, un incidente que solo le costó una multa de 1.500€ y 50 horas de trabajo comunitario.

El carácter violento de Mekhissi-Bennabad se demostró también en las celebraciones de sus títulos, cuando cogió la costumbre de empujar y tirar al suelo a las mascotas del campeonato, algo que se agravó en Helsinki 2012, cuando la que había tras el disfraz de Appy era una niña de 14 años.

Tres medallas olímpicas y dos mundiales

Pero más allá de todas las polémicas, Mekhissi-Bennabad construyó una carrera sobresaliente y se instaló en la élite mundial de una prueba tradicionalmente dominada por los kenianos. Su espigadísima figura (1,92m) y su zancada más amplia destacaba entre los africanos como ahora lo hace el marroquí Soufiane El Bakkali.

En los Juegos de Pekín, con 23 años, llegó a la última ría con tres kenianos, peleó codo con codo en el último obstáculo y consiguió la medalla de plata tras Brimin Kiprop Kipruto. Cuatro años después, en Londres, en una carrera más rápida, tuvo que sufrir más, pero acabó remontando dos posiciones, en los últimos 200m y atrapó otra plata tras un Ezekiel Kemboi ya escapado.

from l kenya's brimin kiprop kipruto,
AFP - Getty Images

Precisamente Kemboi le cerró el podio en Río 2016, cuando ganó Conseslus Kipruto, pero Francia reclamó que había pisado por dentro de la cuerda y Mekhissi-Bennabad subió un escalón hasta el bronce, su tercera medalla olímpica.

Que el francés podía pelear de tu a tu con los kenianos era indudable, como también demostró con otros dos bronces en los Mundiales de Daegu 2011 y Moscú 2017, y una cuarta posición en Londres 2017, después de que las lesiones le hicieran retirarse en Berlín 2009 y le impidieran acudir a Pekín 2015.

mahiedine mekhissi
Visionhaus - Getty Images

Mekhissi arrebató a su compatriota Bouabdellah Tahri el récord europeo durante la reunión de París de la Liga de Diamante de 2013, en una carrera en la que estuvo a punto de romper la barrera de los 8 minutos. Fueron 8:00.09, un registro al que ningún atleta del continente se ha acercado con peligro desde entonces, pero su consistencia va más allá: 13 veces por debajo de 8:10 y 4 en menos de 8:05, cuatro de las seis mejores marcas de siempre en el continente y la 43º del mundo. Abdica el rey europeo de los obstáculos, pese a todos sus excesos.