Heath Ledger iba a dirigir la película de 'Gambito de Dama' antes de morir

Cine 54
·4 min de lectura

El último fenómeno del streaming se llama Gambito de dama, una miniserie que, según os recordábamos la semana pasada, estuvo a punto de ser la opera prima como director de Heath Ledger.

El éxito de la versión de Netflix estrenada el pasado 23 de octubre ha despertado el interés por el proyecto original del australiano, que habría estado protagonizado nada menos que por Ellen Page y cuyo rodaje habría comenzado en 2008, el mismo año en que el actor falleció a los 28 años.

El australiano, trágicamente fallecido en 2008, iba a debutar como director adaptando al cine la historia que ahora arrasa como miniserie de Netflix (Imágenes: Sony Pictures Releasing / Phil Bray - Netflix © 2020)
El australiano, trágicamente fallecido en 2008, iba a debutar como director adaptando al cine la historia que ahora arrasa como miniserie de Netflix (Imágenes: Sony Pictures Releasing / Phil Bray - Netflix © 2020)

Gambito de dama (o Gambito de reina) se basa en la novela de Walter Tevis publicada en 1983 y es actualmente la serie más vista en la plataforma. Creada por el guionista de Out of Sight y Minority Report, Scott Frank, y por el escritor escocés Allan Shiach (que firma como Allan Scott), la historia del proyecto se remonta a 1992 cuando Shiach adquirió los derechos de la novela y desarrolló su adaptación al cine.

Y ahora, una entrevista de Shiach con The Independent que tuvo lugar en 2008 ha sido recuperada tras el éxito de la serie de Netflix. ¿Su mayor interés? Que en ella se cuentan los planes que Ledger tenía de estrenarse como director dirigiendo dicha adaptación al cine.

Todo el mundo sabe que Heath consumía medicamentos de receta y que tuvo problemas de adicción cuando era más joven”, dijo Shiach entonces, señalando que las luchas personales de Ledger fueron lo que llamaron su atención para interesarse por la protagonista de Gambito de dama, Beth Harmon: un prodigio del ajedrez con una adicción similar a la del actor.

La industrial del cine perdió un verdadero talento. Creo que habría sido un extraordinario director”, añadía.

Shiach escribió en solitario la adaptación de Gambito de dama, y posteriormente dos directores se sumaron al proyecto para abandonarlo poco después: Michael Apted (El mundo nunca es suficiente) y el mismísimo Bernardo Bertolucci. Posteriormente, Ledger fue una de las tres personas que contactaron con Shiach para expresar su interés en dirigir la película.

De los tres, decidí que era Ledger con quien quería trabajar”, contó Shiach. “Le apasionaba el proyecto; era un hombre intenso y curioso que me atrajo inmediatamente. Hablamos mucho por teléfono sobre el proyecto, y finalmente pude conocerle en persona hacia el final del año”.

Shiach dijo entonces que, con el respaldo de Ledger, Gambito de dama tenía la posibilidad de ser “viable comercialmente”. Además, el actor habría ofrecido a Ellen Page el papel protagonista de Beth Harmon.

View this post on Instagram

Sending love ❤️

A post shared by @ ellenpage on

Dedicamos mucho tiempo durante sus últimos tres meses a desarrollar su visión”, dijo Shiach en 2008. “Escribí borrador tras borrador y él me dio sus ideas y nos reunimos varias veces en Nueva York y aquí, donde él pasaba mucho tiempo. Él incluso había enviado el guion a Ellen, y tenía muchas ideas para el resto del reparto –sobre todo amigos suyos. Planeábamos hacer la película a finales de 2008”.

Pero Ledger falleció el 22 de enero de 2008, solo unos meses antes de la fecha prevista para iniciar el rodaje de Gambito de dama. Shiach señaló que Ledger era “el director adecuado” para la adaptación, y el proyecto quedó en suspenso tras la muerte del actor.

Posteriormente Scott Frank, que ya había trabajado con Netflix en la serie limitada Godless, resucitaría y expandiría la adaptación de Shiach. Más de una década después el papel fue para la ascendente Anya Taylor-Joy, la actriz que saltó al estrellato con la cinta de terror folclórico La Bruja (2015), y quien está arrasando gracias a una interpretación tan magnética como seductora. Conociendo el trabajo previo de Ellen Page, quien posee un talento especial para el drama realista, no podemos evitar imaginar que la visión de Heath quizás era un tanto diferente a la que vemos en la serie, centrándose más en la lucha contra la drogodependencia o en el rol feminista del personaje, que en el glamur que aporta Anya.

Más historias que te pueden interesar: