Así es el primer restaurante 'otaku' de Madrid

·5 min de lectura
Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Otaku: persona muy aficionada al anime y al manga. Manga: historias ilustradas de origen japonés. Anime: historias animadas en formato cortometraje, serie o película. Vamos a empezar por ahí, para que nadie se nos pierda. Ahora sí, acaba de abrir en Madrid el primer restaurante 'otaku', es decir, inspirado al cien por cien en estas disciplinas y en el barrio en el que tienen su éxtasis en Tokio, el bullicioso núcleo comercial de Akihabara, famoso por sus tiendas de electrónica y especializadas en cómics y videojuegos en edificios de decenas de plantas.

Es el paraíso de todo 'friki', y perdón por la expresión pero va sin mala intención alguna. Si lo eres, te atrae, has estado en Japón y lo adoras, no has estado nunca pero te mueres de curiosidad o eres fan de la comida japonesa o de visitar cualquier local que levante el cierre en Madrid y tenga visos de convertirse en restaurante de moda, ya puedes reservar en Running Sushi in Akihabara.

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Lo nuevo del Grupo Bellaciao, que ya nos encandiló con otros locales de corte temático y buen comer oriental como el fantástico Hong Kong 70, un auténtico restaurante chino callejero en el Madrid más castizo de las inmediaciones de la Plaza Mayor, es un 'kaitenzushi', un restaurante en el que los platos de sushi se colocan sobre una banda transportadora que recorre todo el espacio junto a las mesas. ¿A que ya te está apeteciendo el plan? Pues está en la Plaza de los Cubos y sigue la estela de los otros dos "running sushi" con los que la empresa cuenta en la capital: Osaka, basado en esta ciudad y situado en la calle Hermosilla, e In Market, en el centro comercial La Vaguada, a imagen y semejanza de las famosas lonjas niponas que la gente pelea por ver.

El sistema y el menú es prácticamente idéntico. Lo que les diferencia es su conseguido interiorismo. Ya desde antes de cruzar la plaza se detecta el rosa chillón y los neones de Running Sushi in Akihabara. En la puerta, como si llegásemos en el Metro de Tokio, unos banquitos iguales que los del suburbano y unas ventanas que adelantan lo que nos encontraremos en el interior.

Hay que reservar cien por cien porque está petado. Petado, por cierto, de mucho público autóctono, que es algo que nos da siempre por pensar que el lugar es bueno. Menuda paletada, pero así es, y sí, hay japos sentados a sus mesas.

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Desde la hora de inicio de tu reserva, tienes 60 minutos para comer o cenar. Esto se va pareciendo a una prueba de "Humor amarillo". Entre semana, el menú cuesta 14,95 euros. Los fines de semana, 18,95. No incluye bebidas, entre las que se cuentan algunas reseñables cervezas japonesas, dicho sea de paso.

Por lo demás, y ajustándote a esas condiciones, "all you can eat". Todo lo que puedas pillar de las cintas que pasan por tu lado y por todo un interior atestado de consolas, expendedoras, tamagotchis gigantes y bien de personajes míticos de Sega y Nintendo, un delirio divertidísimo que se complementa, como no, con Goku & friends y con cuanto comic, revistas y rollo manga y anime quieras en tu velada.

Así, en torno a un dragón gigante que escupe humo, por ejemplo, junto al que puedes acodarte, pasan dos hileras de comida. Platos fríos arriba. Platos calientes abajo. Platos blancos son postres y pasan indistintamente por arriba y por abajo, ojo con el ansia y no los cojas antes de tiempo. La velocidad de rotación no es baja, tienes que estar ojo avizor si te gusta algo para cazarlo casi al vuelo. No obstante, tranquilo, si alguna cosa se te pasa puedes solicitarla a los camareros y te la traerán a la mesa, no todo va a ser pegarte por hincar el diente.

Hay calidad y variedad, sí. Además de lo que te rodea en movimiento, hay otra pequeña carta de sugerencias del chef en cada mesa, no incluida en el precio. ¿Qué se puede comer? Todo el sushi quieras, en mil combinaciones, e infinidad de recetas con tallarines, arroz, dim sum, tempura, mochis... Aburrirte no vas a aburrirte, ni de lo que comas ni de lo que veas porque el paseo por Akihabara no se detiene ahí. El local sigue impactando por las chicas vestidas al estilo JC de sus escaparates, que en este barrio son las encargadas de repartir flyers de restaurantes y cafeterías; o con los propios transeúntes disfrazados de Cosplay y de sus personajes favoritos.

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Vistas de réplicas de los edificios más emblemáticos de Akihabara y múltiples led y pantallas con diferentes figuras pop japonesas se suman a una experiencia visual que, por lo menos, va a hacer que se te pase tu hora de tiempo sin que te des apenas cuenta.

¿Qué pasa cuando se acaba? Te avisan diez minutos antes, tranqui, por si quieres engullir algo más. La hora es rígida, ni un segundo más ni menos. Cuando corra el reloj puedes pagar la cuenta con QR o como toda la vida y encaminarte a la salida, a coger de nuevo esa suerte de vagón de Metro que te saque de esta locura lumínica y te devuelva a un Madrid que, por un momento, habías olvidado. Puro entretenimiento gastro.

RUNNING SUSHI IN AKIHABARA

Plaza de los Cubos (calle Princesa 3-5), Madrid

Precio medio: 20 euros

Reservas online en www.runningsushi.es

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente