El estreno en España de 'Reservoir Dogs' enfrentó a Tarantino con uno de los maestros del terror

·3 min de lectura

Quentin Tarantino revolucionó el cine de los 90 con películas como Reservoir Dogs, título que hoy es un clásico adorado por muchos cinéfilos pero que en su estreno generó todo tipo de reacciones por su impacto y violencia. Solo hay que ver los relatos que el director de Pulp Fiction o Malditos Bastardos ha contado a lo largo de los años sobre sus primeras proyecciones, donde un amplio número de espectadores salía espantado de las salas de cine.

Sin embargo, en su estreno en España, que tuvo lugar en el marco del Festival de Cine Fantástico de Sitges con la presencia del cineasta, esperaba que la reacción del público fuera diferente. Al hablar de un certamen que acostumbra al cine de género repleto de todo tipo de contenido explícito, confiaba en que el público español quedara encantado con Reservoir Dogs y que nadie abandonara su butaca, pero no fue el caso. Y de hecho, un aclamado director de cine de terror presente en el festival acabó por huir de la proyección. Y Tarantino no se lo tomó nada bien.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Así lo relató en el reencuentro entre el equipo de Reservoir Dogs en 2017 en el Festival de Tribeca, donde habló largo y tendido sobre estas reacciones en nuestro país. “Proyectaron Braindead: Tu madre se ha comido a mi perro de Peter Jackson, que estaba ahogada en tripas y cerebros de zombies”, relataba sobre su experiencia en Sitges, donde esperaba que todos se rindieran ante la violencia de su película. “Al final creo que tiene una audiencia que no se marchará. Incluso bromeé sobre eso en la introducción de apertura de la película”, pero Tarantino estaba muy equivocado.

Hasta cinco personas salieron de la proyección, una huida que tuvo lugar en la famosa tortura del personaje de Mr Blonde, a quien daba vida Michael Madsen, al policía a quien cortaba la oreja. No fueron tantas como en otros lugares, puesto que Tarantino señala que en la presentación de la cinta en otros festivales internacionales llegó a ver hasta 33 espectadores huyendo despavoridos. No obstante, este suceso en Sitges le dejó muy marcado, puesto que entre esas cinco personas se encontraba Wes Craven, el director de Scream, Las colinas tienen ojos o La última casa a la izquierda.

“Cinco personas salieron de esa audiencia, incluido Wes Craven”, dijo. “¿El maldito tipo que hizo La última casa a la izquierda se fue? El tipo que hizo La última casa a la izquierda, mi película es demasiado dura para él”. Para los que no lo recuerden, este clásico de terror de Wes Craven al que menciona Tarantino fue una de las cintas más explícitas y controvertidas de los 70, una historia sobre dos chicas raptadas, violadas y asesinadas por un grupo de maniáticos sobre el que los padres de las jóvenes ejecutan su venganza.

Dado el nivel de violencia de esta propuesta, es entendible que Tarantino se quedara perplejo ante la huida de Craven de Reservoir Dogs, tanto que incluso años después se atrevió a ir hablando con palabras nada agraciadas sobre su habilidad tras las cámaras. No hay más que ver que en una entrevista con Vulture reconoció que le hubiera encantado dirigir Scream, señalando que la dirección de Wes Craven tras esta saga no le pareció lo suficientemente trascendente.

“Podría haberme imaginado haciendo el primer Scream. Los Weinstein estaban tratando de que Robert Rodríguez lo hiciera. Ni siquiera creo que pensaran que estaría interesado. De hecho, no me importaba la dirección de Wes Craven. Pensé que era la cadena de hierro atada a su tobillo lo que le mantenía atado a la tierra y evitaba que fuera a la luna, contaba Tarantino.

Sin embargo, hay un detalle que el director de Érase una vez en Hollywood no entró a valorar. Y es que Craven siempre ha contado que con La última casa a la izquierda, por fuerte y explícita que pueda ser, siempre trató de hacer una disección de la violencia. Se percibe con claridad en la misma película, ya que es difícil terminar su visionado sintiendo repulsa a todos y cada uno de los actos que tienen lugar en su trama. Pero no es el caso de Reservoir Dogs o muchos otros títulos de la filmografía de Tarantino, donde la violencia se convierte en espectáculo y es usada como fin estético y de entretenimiento. Por esta razón, cuando dio sus primeros pasos en Hollywood y la industria aún no había disfrutado de un cine tan rompedor como el suyo, se hace entendible que hasta grandes maestros del terror como Craven consideraran que era demasiado para ellos.

Desconocemos si en algún momento llegaron a hablar y aclarar el tema, pero sin duda es una anécdota curiosa que dos iconos del cine acabaran teniendo esta riña en el marco del estreno de Reservoir Dogs en nuestro país.

Puedes encontrar Reservoir Dogs en las plataformas de Prime Video, Filmin y Starz.

Más historias que te pueden interesar: