Este es el reptil más pequeño del mundo: solo mide 13,5 milímetros

José de Toledo
·2 min de lectura
Imagen de un macho de Brookesia nana, el camaleón enano. Crédito: Frank Glaw
Imagen de un macho de Brookesia nana, el camaleón enano. Crédito: Frank Glaw

El reptil más pequeño encontrado hasta el momento tiene un nombre científico que lo acompaña: Brookesia nana. Se trata de un pequeño camaleón de Madagascar, que mide 13,5 milímetros en su etapa adulta.

Eso sí, es sólo el macho el que se lleva el récord al tamaño más pequeño. Las hembras de esta especie llegan a los 19 milímetros, lo que no las hace gigantes pero las aleja de las más pequeñas.

La especie que tenía el récord hasta ahora era una especie muy cercana. Otro camaleón, también de Madagascar, y de hecho del mismo género: Brookesia micra. En este caso, la longitud total del cuerpo es de apenas 16 milímetros.

Bien, pero a parte de la miniaturización – que es como se conoce al proceso evolutivo de reducción de la talla - ¿tiene algo de interesante este descubrimiento? Sí, y son dos cosas distintas.

La primera tiene que ver con los genitales. Y es que, comparativamente con el tamaño general del camaleón, los genitales no se encuentran tan miniaturizados. La explicación parece estar en el tamaño de la hembra. Como la hembra no reduce tantísimo su tamaño, el macho necesita mantener unos genitales adecuados al tamaño de su pareja, y no al que él alcanza. Es decir, que como la hembra no se miniaturiza en un grado tan extremo, el macho tiene que mantener un tamaño desproporcionado – respecto a su tamaño – de los genitales. Y esto es algo que se había observado en otros organismos miniaturizados, como arañas por ejemplo, pero no en vertebrados.

Lo segundo que llama la atención es dónde vive, dónde se encuentra el hábitat de esta especie. No porque sea en Madagascar, si no por el ecosistema. Estos pequeños camaleones habitan en selvas tropicales del macizo de Sorata, en el norte de Madagascar. Y se trata de un ecosistema amplio, y bien conectado con otros similares cercanos.

Y esto no es lo habitual en casos de miniaturización. Una de las presiones evolutivas – de las “razones” por decirlo de alguna manera – para la miniaturización es que el hábitat sea reducido. Si el tipo de ecosistema que habitas se hace más pequeño, reduces tu tamaño para adaptarte al del ecosistema, para explicarlo de una manera simplificada.

Pero en el caso de Brookesia nana no es así. Su ecosistema es amplio, y está conectado con otros a donde el camaleón podría migrar. Así que la miniaturización no ocurre para acompasarse a un hábitat cada vez más reducido… lo que deja sin muchas explicaciones a los investigadores.

Y por eso el reptil más pequeño ha sido una gran sorpresa.

Más historias que te pueden interesar: