Por qué Victoria Abril pasó de lanzarle halagos a tirarle dardos a Almodóvar

·3 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Desde la primera edición, MasterChef ha sido territorio de ‘chicas Almodóvar’, esto es, actrices que han trabajado de forma más o menos recurrente con el director de origen manchego. Allí hemos visto cocinar a Loles León, Bibiana Fernández, Anabel Alonso o Paz Vega. Incluso podemos mencionar a Yolanda Ramos y a La Terremoto de Alcorcón, quienes han tenido papeles menores en la filmografía de Pedro Almodóvar.

©RTVE
©RTVE

En la nueva temporada, estrenada este lunes (con gran éxito de audiencia), dos nuevas ‘chicas Almodóvar’ han debutado en la competición: Verónica Forqué y Victoria Abril. Tal como recordó Miki Nadal durante la prueba de exteriores, ambas fueron rivales en Kika, película estrenada en 1993 y que supuso el último trabajo de ambas con el cineasta.

Sobre su relación con Almodóvar, Victoria ha sido concisa: “Almodóvar no quiere verme ni en pintura”, le decía a Miki Nadal, recordando que ya hace más de dos décadas que no la dirige. Según su testimonio, a cada cineasta le gustan las actrices de una edad. “A él le gustan a los 30 y en cuanto cumples 40 se acabó”, decía Victoria, que ya ha pasado los 60, y que trabajó con Pedro en Átame, Tacones Lejanos y Kika.

El discurso de Abril no es nuevo. La misma crítica ya la ha realizado con anterioridad, casi con las mismas palabras. Por ejemplo, en una entrevista que dio para S-Moda de El País en el año 2016. Ahí señaló que sí trabaja, sin embargo, con actrices de 50, y que entonces tenía cierta esperanza de que la volviese a contratar. Por ejemplo, en Julieta, que terminó protagonizada por Emma Suárez, cinco años más joven que ella.

Durante aquel lustro entre finales de los 80 y principio de los 90 en los que trabajaban juntos el cariño era público y los halagos mutuos volaban por el aire. Pedro Almodóvar decía que nadie lloraba en el séptimo arte con el mismo magnetismo que Victoria Abril. En el libro Un cine visceral, Pedro le dice a Frédéric Strauss que él la veía como una nueva Bette Davis, y que su trabajo en Tacones Lejanos, en el monólogo final, demostraba su completo control y consciencia como actriz. El papel de la actriz porno Marina en Átame le valió a Victoria una nueva nominación en los premios Goya, y el de Tacones Lejanos, otra en los Fotogramas de Plata.

El público y también la crítica aplaudía la relación entre ambos, ella era la intérprete perfecta para las historias tan particulares del manchego. Pocas artistas podrían meterse con credibilidad en la piel de una periodista que que anuncia en mitad de un informativo que han matado a su marido, por no hablar de su Andrea Caracortada en Kika, que se adelantó al tratamiento de sucesos que estaba por venir.

Entre ambos no ha habido una pelea, ni una mala relación. Simplemente fueron alejando sus carreras, hasta el punto de que no se volvieron a cruzar. En 2018, a raíz del estreno de una obra teatral en París, la andaluza fue bastante dura y dijo que algunos directores que la habían encumbrado como Vicente Aranda se habían muerto, y que otros, como Almodóvar, no se han muerto, “pero yo sí para él”.

Pero Victoria lo mismo en una entrevista le ha lanzado un dardo que más tarde le tendía un puente para volver a ponerse ante su objetivo. “No me gustaría morirme sin volver a trabajar con Pedro Almodóvar”, diría en una entrevista de 2019, un año después de considerarse “muerta” para el de Dolor y Gloria o Mujeres al borde de un ataque de nervios.

Por su parte, Pedro Almodóvar se ha pronunciado muy poco al respecto, igual que tampoco responde a otras de sus actrices que critican su relación o su dureza en los rodajes. Sobre Abril, en 2009, durante la promoción de Los abrazos rotos, se limitó a decir sobre ella que “es una pena que siendo una de las mejores actrices de su generación trabaje tan poco”.

¿Está todo perdido entre ambos? Quién sabe. Por ejemplo, cuando parecía que nunca más trabajaría con Carmen Maura, volvió a dirigirla en Volver. Igual no está todo perdido. A pesar de la acidez en sus comentarios, es posible una nueva película juntos. Y es que, como Abril ya reconoció, “él lo sabe, porque cada vez que nos vemos le digo ‘Date prisa, Pedro, ¡que se me pasa el arroz!”.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©RTVE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente