Renata regala a Abigail las escrituras de La Enramada en ‘Que te perdone Dios’

Por Telenovela

From Diez Minutos

Fausto monta en colera al saber que la mujer de quien está enamorado su sobrino es Diana. “Si sigues traicionándome, te mataré”, amenaza a su amante. Horas después y ajeno a esto, Mateo le pide que le venda La Enramada y el hacendado le propone que se la jueguen en una carrera de caballos. Como el médico gana, López-Guerra no tiene más remedio que entregarle las escrituras y lo hace frente a todos sus empleados.

Al comentarle que se parece más a Renata, Toño consigue sembrar dudas en Abigail y la muchacha pregunta a Macaria. Por si no tuviera suficiente, la mujer recibe la inesperada visita de Amanda, su madre.

El comandante investiga la muerte de Pablo

Toño se cuela en la habitación de Efigenia y la pareja se entrega a la pasión. Eduviges está a punto de descubrirlos. Llega el cumpleaños de Abigail y para celebrarlo organizan un misa y una gran fiesta en la hacienda. La joven se pone feliz al ver que Mateo está entre los invitados y le concede el primer baile. Justo en ese momento, llega Diego con un grupo de mariachis y Fausto borracho lo desprecia: “Eres un simple peón. Fuera de aquí”.

Tras este desagradable suceso, la pareja reanuda su baile y termina besándose. Diana los ve y amenaza a Abigail con destruir su reputación, pero esta le planta cara: “De mí nunca van a decir que soy la amante de un hombre casado y que también estoy con su sobrino”. Al anochecer, Renata reúne a todos los invitados y le entrega a su ahijada las escrituras de La Enramada: “A partir de ahora, tú eres la única dueña”. Su primera decisión es contratar a Diego como capataz.

Por su parte, Fausto está furioso con su esposa, que además le ha acusado ante el comandante Barragán de ser el asesino de Pablo, y deja una silla cerca de la escalera para que se caiga. Por suerte, Patricio llega y lo evita.