El renacer de Kit Harington en el Olimpo de las estrellas

Paula Olvera
·8 min de lectura

Que nadie vaya a pensar que Kit Harington ha desaparecido de la industria del entretenimiento porque el actor vuelve (y muy fuerte) al trabajo después de que su vida haya dado un vuelco radical tras el final de Juego de Tronos. Si bien cualquier otro intérprete en su lugar habría aprovechado el tirón de Jon Snow para exprimir al máximo su faceta de héroe épico, fichando por películas y series a diestro y siniestro, los planes de este británico se dieron de forma diferente. El impacto que supuso despedirse del personaje y los problemas personales que lo llevaron a internarse en una clínica de rehabilitación, amenazaron con desvanecer todos los peldaños escalados con la ficción de HBO. Pero no fue más que eso, una amenaza. Una fase que llegó su fin para dar lugar a otra llena de proyectos.

Porque además de estar volcado en su vida familiar (recientemente ha sido padre junto a Rose Leslie), el intérprete londinense ha fichado por la segunda temporada de Modern Love, la serie antológica de Amazon Prime Video, mientras apunta alto como estrella de Marvel con la esperada adaptación de Eternos.

(SplashNews, Gtres)
(SplashNews, Gtres)

Kit Harington habrá participado en otras series y películas, pero no cabe duda que el mundo le conoce por su papel del héroe de Invernalia. Gracias a este rol que encarnó durante ocho temporadas, desde 2011 hasta 2019, no solo se convirtió en uno de los hombres más aclamados de la televisión sino también en una de las promesas de la actuación. Sin embargo, pese a que tenía todas las papeletas para lucir como el actor de moda, su batalla contra las adicciones ensombreció momentáneamente su carrera.

En una entrevista con Entertainment Weekly publicada en junio de 2018, Kit Harington ya adelantaba que su futuro, una vez que terminara la popular serie de HBO, pasaba por distanciarse de los focos: “Me gustaría alejarme y disfrutar de la oscuridad, cortarme el pelo, hacerme menos reconocible como el personaje e ir a hacer algunas otras cosas con una apariencia y un tono completamente nuevos”. Sin embargo, yo al menos no me esperaba que el estrés que sufrió durante el rodaje de Juego de Tronos le pasara tanta factura.

Y es que el actor encargado de encarnar a uno de los personajes más reconocibles de la serie -y que ya forma parte de la cultura popular- es una de esas estrellas televisivas que cayeron al abismo del alcohol y los excesos. Aunque parecía que tenía todo para ser feliz (una mujer que le ama, fama internacional gracias a su trabajo en la exitosa serie de HBO y millones de dólares en su cuenta corriente) poco antes de que se emitiera el final de la popular ficción ingresó en un centro de rehabilitación por problemas de depresión y adicciones.

Lo cierto es que Kit Harington ya había protagonizado previamente algunos incidentes relacionados con el consumo de alcohol, dejando ver a sus fans que no estaba muy bien del todo. Como recogió en exclusiva TMZ, en enero de 2018 apenas podía sostenerse en pie mientras bebía en el bar Barfly de Nueva York. El actor incluso fue expulsado del establecimiento por el personal de seguridad después de iniciar una pelea y amenazar a algunos de los clientes. Apenas unas semanas después, en marzo de 2018, Daily Mail retrató al intérprete en estado de ebriedad durante una salida nocturna en París.

Luego, en mayo de 2019, Page Six adelantó que Kit Harington había ingresado en el centro de salud de lujo Privé-Swiss en Connecticut (Estados Unidos), recibiendo ayuda para tratar su consumo de alcohol, el estrés y el agotamiento para así lograr un equilibrio emocional. Y es que el intérprete de 34 años reveló en varias ocasiones la enorme presión que había sentido dando vida a Jon Snow.

Sin ir más lejos en 2019 confesó en Variety que el momento en que su personaje resucita tras el apuñalamiento en el episodio final de la quinta temporada no fue una buena época para él: Sentí que tenía que sentir que era la persona más afortunada del mundo, cuando en realidad me sentía muy vulnerable. Pasé un momento inestable en mi vida allí, como creo que mucha gente lo hace en su veintena. Ese fue el momento en que comencé la terapia y comencé a hablar con la gente". Unas declaraciones comprensibles si tenemos en cuenta que hizo el casting cuando solo tenía 24 años y su nombre era completamente desconocido para el gran público.

Además, el desenlace de Daenerys (Emilia Clarke), que muere a manos de su sobrino y amante, le afectó muchísimo a nivel emocional. No hay más que recordar su reacción leyendo el guion con sus compañeros para entender que su paso por la exitosa ficción le había provocado graves efectos en su salud mental. Y es que nunca ha ocultado los sentimientos encontrados que le ha producido su personaje en la serie, quien le ha traído muchas alegrías pero también alguna que otra frustración.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En este aspecto, no es el único caso en una industria del entretenimiento repleta de juguetes rotos, de intérpretes que han caído en una espiral de autodestrucción con drogas, alcohol y otras adicciones de por medio. Dicho de otro modo, estrellas que han pagado un precio muy alto por llegar al pico de la fama. Se me viene a la memoria Matthew Perry a quien en 1994 le llegó una oportunidad de oro interpretando a Chandler en la serie Friends. Sin embargo, su dependencia a los analgésicos y su historial de alcoholismo provocaron que su vida privada haya sido todo un escándalo. Una época de excesos por la que también han transitado Charlie Sheen, Daniel Radcliffe, Bradley Cooper o Ben Affleck, entre otros.

Pero volviendo a Kit Harington. Después de aquella etapa, ahora parece que la vida le sonríe de nuevo. Por un lado, se ha convertido en padre primerizo junto a la también actriz Rose Leslie -a quien conoció en el set de Juego de Tronos (ella interpretaba a la salvaje Ygritte)-. Si bien iniciaron su romance en 2012, la relación se terminó un año después. Pero se dieron una segunda oportunidad que culminó en boda el 23 de junio de 2018. La pareja se casó en el castillo familiar de Wardhill en Aberdeenshire (Escocia), propiedad de la familia de la novia. Entre los invitados al enlace acudieron varios compañeros de reparto de la aclamada ficción como Maisie Williams, Sophie Turner, Emilia Clarke y Peter Dinklage. Apenas dos años después de su enlace han dado la bienvenida a su primer bebé, eso sí, han llevado el embarazo y posterior parto con la mayor discreción por lo que el nacimiento se ha conocido tras publicarse un conjunto de fotografías en las que se les ve paseando con el recién nacido en un portabebés.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero no solo la paternidad ha marcado un punto de inflexión en la vida de Kit Harington puesto que los nuevos proyectos laborales son los que verdaderamente señalan el renacer de esta estrella. Aunque en la última década ya había trabajado en cine- en 2018 se metió en la piel de un presentador de televisión envuelto en un caso de pedofilia para la película de Xavier Dolan The death and life of John F. Donovan-, el actor británico vivirá un nuevo impulso con Eternos, la película dirigida por Chloé Zhao cuyo lanzamiento está previsto para este 2021. En esta cinta de superhéroes que ya apunta a ser la sucesora de Los Vengadores, y en la que comparte reparto con Angelina Jolie, Salma Hayek y el que fuera su hermanastro en Juego de Tronos, Richard Madden, asume el rol de Dane Whitman, un guerrero humano que posee una espada mística que le convierte en el Caballero Negro.

Pero hay más porque Kit Harington también vuelve a televisión y además en un registro diferente al que le conocemos por Juego de Tronos. El actor será uno de los protagonistas de la segunda temporada de Modern Love, la serie que analiza el amor en todas sus formas de Amazon Prime Video que, curiosamente, también cuenta con Miranda Richardson quien formaba parte de la frustrada precuela de la serie de HBO que llegó a rodar un piloto.

Si bien esta segunda temporada de la serie antológica, que mostrará nuevas historias de amor a la par que variopintas relaciones inspiradas en la columna homónima del diario The New York Times, aún no tiene fecha de lanzamiento cerrada, se conoce que los nuevos episodios se han rodado entre Nueva York y Dublín y que mantiene a John Carney como showrunner. En este contexto, Amazon Prime Video sigue demostrando sus planes de no quedarse atrás en la batalla del streaming (a la que ahora se ha incorporado Star en Disney+), contratando actores populares de la pequeña pantalla como Kit Harington que ha decidido apostar por una comedia romántica por primera vez en su carrera. Un papel con el que podría escapar, al menos parcialmente, del estereotipo de hombre valiente y de principios férreos que nos mostró en el drama de fantasía medieval.

En definitiva, cerca de dos años después del final de Juego de Tronos, el protagonista de este artículo vive el momento más dulce de su carrera. Y, aunque aún quedan unos meses para conocer si los espectadores le acogen con los brazos abiertos ahora que el actor ha decidido no anclarse en un único personaje, yo ya le doy mi voto de confianza porque estoy segura de que habrá Kit Harington para rato después de que haya encarrilado su vida nuevamente.

Más historias que te pueden interesar: