Manipulaba las rejillas de la acera para que la gente se cayese, pero las cámaras lo pillaron

La Policía Local de Milán, en Italia, ha identificado y denunciado gracias a las cámaras de seguridad que le pillaron infraganti a un hombre de 37 años que se dedicaba a manipular las rejillas de la acera para hacer que los transeúntes se cayesen en ellas. Como consecuencia de esta práctica una mujer sufrió heridas graves la víspera de Nochebuena, según ha detallado Il Messaggero.

En esta misma calle de Milán es donde se produjo la caída de una mujer que resultó gravemente herida después de que un hombre manipulase una rejilla como la de la imagen. (Foto: Google Maps)

El suceso que puso sobre la pista a los agentes fue la caída sufrida por una mujer el pasado 23 de diciembre cuando paseaba por la calle Melchiorre Gioia, a solo unos pocos metros de la estación central de Milán, centro neurálgico del transporte ferroviario de la ciudad. A su paso, la rejilla situada a la altura del número 44 cedió bajo sus pies haciéndola caer en el agujero y provocándole diversas fracturas.

Según detalla el citado diario italiano, la víctima sufrió varias heridas graves con fracturas en costillas, esternón y el desprendimiento de parte del hueso de una de las vértebras. Su pronóstico es reservado y continúa ingresada en el hospital desde entonces, añaden.

Al principio se trató como un accidente, pero pronto los agentes encargados de la investigación comenzaron a sospechar y al revisar las cámaras de seguridad de la zona descubrieron que poco antes de la caída un hombre había manipulado la rejilla. Se había agachado y la había movido dejándola de manera que cediese si alguien la pisaba pero sin que ese peligro pudiese ser descubierto a simple vista por los viandantes.

Cinco días después, el 28 de diciembre, la Policía Local recibió un aviso de un ciudadano que les alertó de que había detectado otra rejilla manipulada. Se revisaron las cámaras de nuevo y se comprobó que se trataba del mismo sospechoso.

Una vez identificado el hombre, quien responde a las iniciales D. P. y es un italiano de 37 años, este fue llamado a declarar por los agentes. En su declaración reconoció ser el autor de la manipulación de las rejillas, pero no dio ningún tipo de explicación sobre el por qué de su comportamiento.

No tiene antecedentes y ha sido denunciado por un delito de lesiones graves voluntarias y derivado al centro competente, señalan en Il Menssaggero. Sobre lo ocurrido, la vicealcaldesa de Milán, Anna Scavuzzo, ha calificado lo ocurrido de “un gesto loco e imprudente que causó heridas graves a una mujer y que podría haber tenido consecuencias aún peores, si no hubiera sido por la rapidez y atención de los agentes de policía locales que intervinieron”.

Más historias que te pueden interesar: