Reino Unido impulsará nueva legislación que alterará el Protocolo de Irlanda del Norte

·4 min de lectura

Este martes, la ministra británica de Exteriores, Liz Truss, quien es la negociadora de Reino Unido ante la Unión Europea, anunció de manera oficial la voluntad del Gobierno de Boris Johnson de impulsar una nueva legislación que modificará de forma unilateral el Protocolo de Irlanda del Norte firmado antes de la salida británica del bloque comunitario, el cual garantiza que la frontera terrestre siga siendo invisible para preservar los Acuerdos de Paz de Viernes Santo en la isla.

Las declaraciones se dan luego de la reunión del primer ministro británico, Boris Johnson, con las cinco fuerzas políticas regionales de Irlanda del Norte el lunes, donde declaró que los partidos le expresaron su descontento ante el funcionamiento del protocolo norirlandés.

La nueva legislación será introducida en las próximas semanas para hacer los cambios, sin embargo, Reino Unido asegura que mantiene su decisión de continuar con una solución negociada con la Unión Europea “si se puede lograr el mismo resultado a través de un acuerdo”, afirmó la ministra británica.

El proyecto de ley le brindará al gobierno la capacidad de decidir sobre gastos, políticas de impuestos y alineará el protocolo con las normas internacionales, ayudará a abordar cuestiones relacionadas con la gobernanza y a tomar nuevas medidas para proteger el mercado único de la unión “mediante la implementación de fuertes sanciones para aquellos que buscan abusar del nuevo sistema y continuará asegurando que no haya una frontera dura en la isla de Irlanda”, según Truss.

Asimismo, esta nueva legislación tendrá un poder explícito para dar efecto a un nuevo protocolo revisado que proteja el acuerdo de Belfast, una decisión que para la ministra es urgente y no se puede retrasar más.

La controversia en torno al Protocolo, nueva tensión con el Sinn Fein

El Protocolo, que ha sido motivo de diversas controversias, establece una frontera invisible entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda y permite se mantenga el Acuerdo de Paz de Viernes Santo en 1998, el cual estableció el equilibrio de gobierno entre protestantes y católicos poniendo fin a más de 30 años de violencia.

Por un lado, el Protocolo es defendido por los nacionalistas republicanos del Sinn Fein, quienes promueven los lazos con Irlanda y la Unión Europea. La presidenta partido, Mary Lou McDonald considera que tomar las medidas unilaterales sobre las normas comerciales post-Brexit es un error, expresando que le parece extraordinario que el Gobierno británico proponga legislar para incumplir la ley.

Por otro el Partido Unionista Democrático (DUP), asegura que el acuerdo separa a la provincia del resto del Reino Unido creando una frontera innecesaria en el Mar de Irlanda.

La polémica ha hecho temer una guerra comercial, algo que el primer ministro británico ha rechazado diciendo que es poco probable y que, ante el deber que tiene el gobierno en el derecho internacional con el Acuerdo del Viernes Santo y el proceso de paz, se debe realizar una renegociación en donde se eliminen algunas barreras comerciales que, asegura, perjudican la economía local y socavan la relación este-oeste.

“Por necesidad, podemos hacer algunos cambios, el protocolo no es la ley de los medos y los persas y estoy de acuerdo, está en el artículo 13.8, que dice que si las cosas no funcionan, puedes cambiarlo. Además, el texto expresa muy claramente que se debe garantizar el comercio y la integridad del mercado interno del Reino Unido, así que arreglémoslo, no queremos prohibirlo, queremos arreglarlo y trabajaremos con nuestros socios de la unión para hacerlo” declaró el premier.

Johnson puntualizó además que deben enfocarse en solucionar la situación política de Irlanda del Norte, en donde no se ha puesto en marcha el Ejecutivo por las tensiones en torno al Protocolo, protagonizadas por el Sinn Fein, vencedor de los comicios autonómicos, y el DUP, que perdió su poder después de décadas.

La Unión Europea rechaza categóricamente cualquier ajuste unilateral

Por su parte, la Unión Europea ha insistido en que cualquier ajuste del Protocolo debe hacerse dentro del marco existente y no de forma unilateral. E negociador comunitario, Maros Sefcovic expresó que la decisión de modificarlo genera una gran preocupación y que no es aceptable.

“Si el Reino Unido decide seguir adelante con la ley que ha anunciado, que remueve elementos constitutivos del Protocolo, la Unión Europea deberá responder con todas las medidas a su alcance” expresó Sefcovic.

Además, agregó que la relación entre Londres y Bruselas debe basarse en el pleno respeto de los compromisos jurídicamente vinculantes que las dos partes han hecho entre sí.

Con información de EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente