El Reino Unido guardará un minuto de silencio en la víspera del funeral de Isabel II

·2 min de lectura
Liz Truss, primera ministra del Reino Unido credit:Bang Showbiz
Liz Truss, primera ministra del Reino Unido credit:Bang Showbiz

La primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, ha anunciado que se guardará un minuto de silencio a nivel nacional en la víspera del funeral de Isabel II, sepelio que tendrá lugar el lunes, 19 de septiembre, en la Abadía de Westminster. La convocatoria anima a todos los ciudadanos del país a expresar de esta forma su duelo ante el fallecimiento de la soberana, a hacerlo en privado o con amigos, vecinos o familiares.

Este homenaje se producirá a las ocho de la tarde, hora local, y dará la "oportunidad" a la ciudadanía, según se desprende de la nota compartida por la jefatura de gobierno, de "reflexionar sobre la vida y el legado" de la monarca más longeva en la historia del país insular. El objetivo de Downing Street pasa por conseguir que el pueblo proyecte una imagen de unidad en torno a una de sus figuras más queridas y representativas, tras más de seis años de lucha fratricida a cuenta del Brexit.

"Este momento de reflexión compartida es una oportunidad para que todo el mundo en el Reino Unido conmemore la muerte de Su Majestad. Ofreceremos más detalles sobre el lugar en que lo hará la Primera Ministra cuando se acerque la fecha", ha señalado un portavoz del ejecutivo conservador en un comunicado de prensa.

Aunque esporádicas y minoritarias, lo cierto es que el deceso de Isabel II también ha generado protestas hacia la institución monárquica y denuncias sobre el papel jugado por la corona a la hora de perpetuar ciertos efectos del proceso colonizador. Ayer domingo, una joven de 22 años fue arrestada en Edimburgo por mostrar, en medio de la multitud congregada a las afueras de la catedral de St Giles, una pancarta en la que exigía la abolición de la casa real como paso imprescindible para el fin del imperialismo. La policía escocesa ha confirmado que la manifestante tendrá que responder ante la justicia por un delito de alteración del orden público.