Vinicius, Rodrygo y ahora Reinier, 125 millones es demasiado dinero gastado en promesas

James Baylis - AMA/Getty Images

Por tercer año consecutivo, el Real Madrid ha fichado a un joven prodigio brasileño.

Primero fue Vinicius Jr, después Rodrygo y, finalmente, ha llegado Reinier Jesús. El mediapunta proveniente del Flamengo ha firmado por seis años a cambio de 30 millones de euros, pero a sus 18 años muchos aseguran que, de la terna de jóvenes valores brasileños con contrato en el Real Madrid, puede ser el que más lejos acabe llegando.

Reinier es un jugador que se mueve en tres cuartos de cancha, muy al estilo de Kaká. Juega con la cabeza alta, es rápido y potente, y tiene una visión de juego ya demostrada en su primer año en el fútbol grande de Brasil. Con el Flamengo ha disputado 14 encuentros y ya ha anotado 6 goles, y ya ha levantado un Brasileirao y una Copa Libertadores.

En principio llega para ponerse a las órdenes de Raúl en el Castilla, pero se espera que su progresión sea rápida y que a más tardar el año que viene acabe siendo un jugador a pleno derecho de la primera plantilla.

Ahora bien, ¿tan bueno es Reinier? ¿Tan diferente a Vinicius o Rodrygo?

Ninguno de sus compatriotas han conseguido hacerse con un puesto de titular en el equipo todavía, algo normal a sus edades (19 añitos), pero también un dato que chirría al recordar su coste. Rodrygo, el más caro, significó una inversión de 50 millones de euros. Vinicius Jr. costó 45 un año antes. Mucho dinero para el rendimiento que hemos visto de ambos hasta ahora.

Por hacer una comparativa, Isco Alarcón llegó en 2013 recién cumplidos los 21 años a cambio de 30 millones de euros, igual que Reinier. Pero Isco fue titular ante el Betis en su primer partido de liga y acabó por marcar el gol de la victoria de cabeza ante los andaluces, dejando claro a Carlo Ancelotti que con él en la plantilla, la continuidad de Mesüt Özil no era ya necesaria. Su fichaje fue de sobra amortizado en su primer año en el club, y a partir de ahí, su rendimiento deportivo ha continuado generando una potencial ganancia económica.

Por su puesto, el caso de Marco Asensio es tal vez aun más claro: llegó por 3.5 millones desde Mallorca, estuvo medio año en su club de origen cedido, luego una temporada en el Espanyol, y al volver a la disciplina madridista, con 20 añitos todavía, tiró la puerta abajo a base de buen juego y golazos —tanto que acabó por disputarle el puesto de titular al mismísimo Gareth Bale.

Por eso cabe preguntarse si estas inversiones, de tan alta cuantía, por jugadores sin prácticamente experiencia alguna en el fútbol del máximo nivel, llegaran a ser positivas para el Real Madrid. Nadie duda que los tres jugadores tienen grandísimas cualidades para la práctica del fútbol, pero de ahí a invertir 125 millones en los tres, va un largo trecho.

Es cierto que el club merengue lleva un lustro buscando al próximo gran futbolista en las canteras de todo el mundo. Reinier no es más que el último capítulo de un libro que empezó a escribirse con Martin Odegaard y que continuó con los propios Asensio, Vinicius y Rodrygo. La secretaría técnica madridista está convencida que la próxima gran estrella del fútbol mundial saldrá de esta terna de jugadores en los que el Real Madrid ha confiado desde que básicamente llevaban pañales. Más allá del sueño que significa la posible llegada de Kylian Mbappé, estos jóvenes son las grandes apuestas del club.

Reinier tendrá, eso sí, mucha competencia para intentar ganarse un puesto en el primer equipo. La zona del campo por la cual habita es de las más concurridas en el grupo de Zinedine Zidane, un técnico por otra parte poco proclive a dar muchas oportunidades a los jóvenes. El jugador ha llegado profesando un madridismo que asegura le viene de cuna, lo que le ha hecho aceptar la oferta blanca por encima de otras que tuvo sobre la mesa y que fueron mucho más suculentas. Sin embargo los ejemplos de jugadores tan jóvenes que llegan desde Brasil para asentare en un equipo grande de Europa brillan por su ausencia.

De cualquier manera, el Real Madrid, por si acaso, ha atado a tres de las grandes perlas del futuro de la verdeamarelha, cuna inagotable de talento futbolístico a través de la historia. Ahora todos dicen ver en Rainier al próximo gran 10 de la Canarinha, por lo que en el equipo merengue se frotan las manos con su llegada.

Tiempo al tiempo, no hay de otra, pues tal vez al final acabe siendo cierto que el conjunto ha merengue se ha llevado una gran joya y su alto precio acabaría siendo lo de menos.

Más historias que te puede interesar: