La reina Sofía, con conjunto estampado de camisola y pantalón ancho en la noche de Mallorca

·2 min de lectura
Photo credit: Carlos Alvarez
Photo credit: Carlos Alvarez

Una noche de chicas. Fue el planazo que disfrutaron en la noche del domingo en Palma de Mallorca las mujeres de la Familia Real. Comandadas por la reina Letizia, sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía; las tres con looks de inspiración ibicenca con vestidos estampados asequibles de Zara; y con la reina Sofía a su lado, decidieron salir de Marivent para mezclarse con la gente de la isla y los turistas que la han tomado un verano más.

Doña Sofía, que días atrás se mostraba como un icono de elegancia en sus vacaciones por Mallorca con la blusa estampada cuyo clon está en Zara, compartía salida con su nuera y sus nietas. Eligieron para salir a cenar Beatbik, uno de los restaurantes de moda en el centro de la capital balear, especializado en cocina americana. Y tras el "homenaje gastro", añadieron una visita al mercadillo de Sa Llotja, en el paseo de Sagrera, donde curiosearon entre los puestos admirando los objetos de artesanía, en especial de joyitas, abalorios y jabones naturales.

Para la ocasión, la reina Sofía apostaba por un estilismo lleno de color formado por un traje dos piezas de camisola y pantalón en tejido satén de estampado exótico, tipo hindú, con forma de bulbos en colores violeta, rojo, azul y blanco. La camisola es larga, de efecto hombros caídos con manga francesa mientras que el pantalón es recto y ancho. Y añadía una blusa blanca con brillo, básica de cuello redondo y silueta fluida.

Photo credit: Carlos Alvarez
Photo credit: Carlos Alvarez

Al igual que la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, la Reina emérita apostaba por unas sandalias de cuña de esparto en color beige. Y completaba el estilismo con un bolso hecho con círculos con forma de botones, con efecto como si estuvieran cosidos, en tono nacarado y azul.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Con esta salida, los Reyes y sus hijas se despiden de Palma de Mallorca un verano más, para comenzar sus vacaciones privadas lejos de los focos y de España, pues siempre suelen salir al extranjero.