La Reina Letizia sufre una enfermedad crónica que podría producir cojera

·2 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

La Reina Letizia se ha atrevido con todo tipo de looks a lo largo de los últimos años, pero si algo es común a la gran mayoría de ellos son los tacones altos. La diferencia de altura con el Rey Felipe VI hizo que al principio fuera su seña de identidad pero recientemente este estilo ha dado un giro y poco a poco se ha ido atreviendo con las bailarinas, las sandalias planas o las esparteñas, las cuales se han convertido en su zapato favorito para el verano y también el de sus hijas. Es decir, ha ido apartando los tacones finos de su armario, reservándolos para ocasiones especiales, para apostar por el zapato plano o la cuña, y al parecer este cambio de estilo podría tener una respuesta médica. Según ha publicado El País Semanal, la Reina padece metatarsalgia, una enfermedad crónica producida por el uso prolongado de tacones altos.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Se trata de una dolencia que hace que la Reina esté a disgusto con los tacones, algo que ha aumentado su rechazo hacia ellos, tal y como asegura el semanario puesto que ya "los aborrecía". Por ello se han quedado relegados a los looks que la obligan a llevar tacón alto o las ocasiones especiales, eligiendo cada vez que puede estilos más informales, como los que le hemos visto en los últimos días en Palma de Mallorca, en los que poder apostar por bailarinas o cuñas, siempre más cómodas que un zapato de tacón.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Esta afección podría derivar en una cojera permanente en el paciente si se hace un uso continuado de los tacones tras ser detectado, y es que la metatarsalgia produce inflamación en el metatarso, es decir, en la parte delantera de la planta del pie, lo cual hace que caminar con tacones sea muy doloroso pues todo el peso recae en esa zona. Todo parece indicar que la enfermedad no estaría muy desarrollado por lo que Doña Letizia podría aún caminar con tacones, eso sí, de forma muy limitada.