La reina Letizia, de blanco con el vestido de Massimo Dutti que más estiliza

·2 min de lectura
Photo credit: Jesus Briones
Photo credit: Jesus Briones

A tan solo unos pocos días antes de que celebre su 50 cumpleaños, la reina Letizia comienza la semana con un primer compromiso oficial que atender: el acto inaugural del 'Año Picasso', evento conmemorativo del 50 aniversario de la muerte del artista que tienen el honor de presidir sus Majestades los Reyes. Para la ocasión, la reina ha vuelto a decantarse por la elegancia de los vestidos blancos con un diseño súper favorecedor de estreno que ha potenciado a través de su elección de combinarlo con complementos en rojo.

Hacía mucho que Letizia no se decantaba por un vestido de este color, pues su verano ha estado protagonizado por conjuntos y prendas de lo más llamativas elaboradas a raíz de colores y estampados alegres. No obstante, cada vez que luce un diseño en blanco, inmediatamente se convierte en éxito asegurado, y todavía más ahora que aún puede ensalzar su bronceado.

Pues bien, eso es exactamente lo que ha ocurrido en esta ocasión. En donde ha estrenado un impecable vestido tipo kimono con el que consigue marcar cintura y estilizar figura. ¿En definitiva? Otra de sus mejores propuestas dignas de análisis.

Photo credit: Jesus Briones
Photo credit: Jesus Briones
Photo credit: Jesus Briones
Photo credit: Jesus Briones

La monarca volvía a hacer alarde de su excepcional gusto por la moda con su propuesta perfecta de temporada. El conjunto está elaborado a partir de dos piezas clave: el elegantísimo vestido midi con sutiles bordados y mangas acampanadas tipo kimono y los llamativos salones de tacón de color rojo.

Un estilismo súper favorecedor que, estamos seguras, volverá a lucir en un sinfín de ocasiones. El vestido cuenta con un diseño recto con hombreras ligeramente pronunciadas que ensalzan la zona de cintura y cadera de la 'royal' gracias al detalle del cinturón blanco a juego que llevó anudado a través de un lazo. Además, tiene un cuello de estilo camisero que resulta ideal.

Letizia se decantó por la elegancia del 'menos es más', pero aún así quiso darle un toque digno de experta combinando la pieza con unos llamativos salones rojo de tacón con punta pronunciada de la firma Magrit a juego con el bolso de mano de Carolina Herrera que ha lucido en varias ocasiones.

Mientras que para las joyas lució los pendientes de Tous que llevan con ella desde 2014 y su anillo de Karen Hallam con el que la hemos visto tantas veces.