La reina Isabel sabía que no volvería de la casa donde murió en Balmoral

·2 min de lectura
Reina Isabel credit:Bang Showbiz
Reina Isabel credit:Bang Showbiz

La reina Isabel "sabía que no volvería" de la casa de Balmoral, donde murió tranquilamente a los 96 años, ha afirmado una experta de la realeza.

La corresponsal real de Vanity Fair, Katie Nicholl, ha declarado a la BBC que la monarca británica quería estar en su querida casa de Escocia para poder "dejar su corona a las puertas" y desempeñar un "papel diferente"

Katie dijo: "(La Reina) sabía que no iba a volver (al Castillo de Windsor o al Palacio de Buckingham). Creo que ella quería estar en Balmoral y quería morir ahí. Insistió en hacer el viaje y creo que, siendo la reina de Escocia, quería que esto formara parte de su regreso a casa, su vuelta a casa definitiva".

La escritora añadió que fue "profundamente conmovedor" ver el féretro de la reina salir de Balmoral el domingo, ya que era el "lugar donde había disfrutado las vacaciones cuando era niña".

"Creo que Balmoral era el único lugar donde podía dejar su corona a las puertas y hacer un papel diferente, madre, abuela, bisabuela. Creo que hay una parte de ella que sabía que no iba a volver, creo que quería estar en Balmoral y quería fallecer allí. Y el hecho de que lo hiciera pacíficamente es en realidad una bendición".

Balmoral era también uno de los lugares favoritos del difunto marido de la reina, el príncipe Felipe, que falleció en abril de 2021, semanas antes de cumplir 100 años.

Era una de las dos únicas residencias reales que poseía personalmente la monarca, con la otra Sandringham en Norfolk.

Tradicionalmente, la reina viajaba a la finca cada verano y se quedaba hasta octubre.

Los cortesanos aseguran que la reina pasaba su tiempo equilibrando el trabajo y el ocio, leyendo los papeles diplomáticos de sus famosas cajas rojas que contenían las actualizaciones diarias y los asuntos reales, a la vez que recibía a los primeros ministros en la finca.

La secretaria de comunicación escocesa de la reina, Louise Tait, dijo que era un "hogar" y un lugar donde la difunta monarca era "muy, muy feliz".