La reina Isabel sabía que no volvería de la casa donde murió en Balmoral

Balmoral era una de las dos únicas residencias reales que poseía personalmente la monarca, con la otra Sandringham en Norfolk