La reina Camilla tiene un dedo del pie roto, pero no se plantea abandonar a Carlos III en sus actos públicos

·1 min de lectura
La reina consorte, Camilla credit:Bang Showbiz
La reina consorte, Camilla credit:Bang Showbiz

La reina consorte del Reino Unido, Camilla, lleva varios días sufriendo "intensos dolores" debido a la fractura de un dedo del pie, circunstancia que no podría haber llegado en peor momento para ella, inmersa como está en el sinfín de viajes y actos públicos derivados de la muerte de Isabel II y la proclamación de su esposo Carlos como rey del país.

Fuentes de la casa real aseguran que, pese a las evidentes molestias que padece, la agenda de la antaño duquesa de Cornualles no se verá afectada por esta lesión. De hecho, en estos momentos Camilla acompaña a Carlos III en su primera visita como monarca al parlamento de Gales. Ambos han recorrido buena parte del edificio y, tras presidir una sesión especial de la asamblea, ahora mismo se encuentran charlando animadamente con los diputados.

Un informante no ha tardado en aprovechar la ocasión para ensalzar a la reina consorte por su fortaleza y su inquebrantable ánimo en el desarrollo de sus funciones. "Tiene intensos dolores, pero sigue adelante como si nada. Era un momento poco apropiado para esto, por decirlo suavemente, pero ella afronta la situación como la mujer fuerte que es", ha señalado el confidente en conversación con el Daily Telegraph.

El palacio de Buckingham no ha querido confirmar esta información y ha subrayado que el estado médico de Camilla es un "asunto privado". Por su parte, el mencionado rotativo asegura que la esposa del soberano sufrió este contratiempo físico poco antes del deceso de Isabel II, el pasado jueves, y que su recuperación no está siendo precisamente rápida a raíz de sus numerosas apariciones públicas.