El regalo de bodas perfecto de Woody Allen a Penélope Cruz y Javier Bardem

·2 min de lectura
Photo credit: Daniele Venturelli - Getty Images
Photo credit: Daniele Venturelli - Getty Images

Penélope Cruz y Javier Bardem son una de nuestras parejas de cine favoritas. Se conocieron en 1992 durante el rodaje de Jamón, jamón pero no comenzaron a salir juntos hasta años más tarde, cuando en 2008 el romance ficticio en Vicky Cristina Barcelona ante la cámara de Woody Allen se convirtió en una pasión de verdad, con campanas de boda y dos hijos. Si nos hubieran invitado en 2010 a su boda -se dice que una ceremonia privada en la casa de Las Bahamas de Johnny Depp-, nos habríamos currado un regalo muy especial y muy Esquire, palabra, pero ni en nuestros mejores sueños se nos hubiera ocurrido un detalle tan personal como con el que les sorprendió Woody Allen. Tampoco sé qué tal se lo hubieran tomado.

Según ha contado Javier Bardem en el homenaje que este año le ha realizado el Festival de Cannes, donde el 26 de mayo impartió una masterclass y mantuvo un coloquio con el público, Woody Allen les entregó como regalo de boda un video con una escena de cama de ellos dos. Pensándolo mejor, igual es el tipo de regalo de bodas que conviene evitar, pero en este caso las circunstancias eran distintas.

Ver en Prime Video

El video en cuestión pertenece a una escena eliminada de Vicky Cristina Barcelona, la película que encendió el amor entre Javier y Pe. En ella ambos se besaban sobre la cama con un ardor que superaba la entrega a sus personajes, pero lo mejor es dejar que lo cuente Bardem:

"Hacíamos una escena encima de la cama y estábamos besándonos y besándonos y seguíamos besándonos, y besándonos, y besándonos y yo pensaba que el momento era tan largo como bueno (risas). Entonces me di la vuelta y vi que la cámara no estaba. Se había ido. Luego Woody nos envió el montaje de la escena como regalo de bodas."

Lamentablemente la escena no llegó al montaje definitivo, así que no te molestes en buscarla. Se supone que Bardem y Cruz comenzaron a salir juntos después de acabar la película, en una fiesta de celebración, pero a juzgar por esa escena de cama la pasión debió despertarse rodando en Barcelona y olvidándose de las cámaras.

Durante el coloquio Bardem ha contado otras muchas anécdotas y soltado varias joyas, como cuando moderador, Didier Allouch, le llamó maetro: "¿Maestro yo? ¡Pero si mi primer papel fue solo físico. Me quitaba la camiseta y quedaba a pecho descubierto". Pero sí, lo que empezó como un torso desnudo ha acabado en una carrera que puede presentar en un mismo año, el pasado, tres títulos imprescindibles y tan distintos como Dune,El buen patrón ySer los Ricardos, con sus respectivas nominaciones y lluvia de Goyas. Un maestro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente