Antes de la reforma, este piso era el taller de unos joyeros

·3 min de lectura
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

Cuando el arquitecto Raúl Sánchez Batuecas adquirió este inmueble de 160 metros cuadrados útiles en Madrid, con el objetivo de convertirlo en una vivienda familiar, sabía que se enfrentaba a un gran reto, ya que se trataba de una antigua joyería distribuida en varios despachos, taller y cámara acorazada.

Tras la reforma integral, el piso cuenta con salón-comedor-cocina, tres dormitorios, dos baños completos y un aseo/lavandería. Asimismo, el dormitorio principal consta de un amplio vestidor que conecta con el baño en suite. El proyecto de reforma e interiorismo se centró en crear un espacio diáfano y limpio, protagonizado por los tonos neutros: blanco, beige, madera y gris.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

La primera zona que encontramos es el recibidor, que da paso a la cocina y al salón. En esta área, todo queda integrado en un único espacio diáfano que sugiere amplitud. Tan solo el aseo/lavandería se encuentra apartado en una pequeña estancia. Este gran espacio principal se inicia con un armario integrado donde se esconde toda la maquinaria de la aerotermia y, a continuación, un perchero de madera con luz indirecta y un banco para descalzarse.

Los armarios integrados con puertas lacadas en blanco y tiradores integrados, llevan a la cocina y quedan separados por columnas que a su vez son estanterías de madera y un botellero.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

Frente a los armarios, se ubica el aseo y la cocina con isla, diseñada como un cubo rectangular. La distancia del aseo a la hilera de armarios es de 120 cm, siendo exactamente el tamaño de cada baldosa de gran formato (de Porcelanosa).

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

El mobiliario de la cocina es del mismo material que los armarios integrados.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

Por encima de la isla, destaca una lengua de pladur que parece estar flotando y que se utiliza para generar luz indirecta y poder extraer los humos de la cocina a un patinillo que se encuentra tras la puerta acorazada.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

Sí, has leído bien, y es que esta puerta acorazada que se encontraba en la zona del baño en suite del dormitorio principal, antiguamente albergaba una sala donde se guardaban las piezas de joyería más valiosas.

La puerta, de casi 2.000 kilos, fue trasladada al salón con un sistema de arrastre con rodillos.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

En el dormitorio principal, de tintes industriales, destaca el cabecero integrado en madera de color gris, que incluye dos hornacinas de madera con tomas de corriente. Toda la pared juega con las luces indirectas y regulables.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

Tras un portón de madera, hay un largo vestidor que comunica con el baño y cuenta con un sistema de luces regulables, por lo que puede iluminarse solamente con una luz tenue en la parte inferior.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

El baño dispone de 12 metros cuadrados y tiene una gran bañera aislada de 1,85 metros y una ducha digital que cae del techo. El 70% está fabricado en microcemento blanco con tonos grisáceos. Además, tiene dos hornacinas que dan luz indirecta y cumplen la función de soporte para utensilios.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

La vivienda se completa con una habitación infantil de diseño nórdico en blanco y azul, y una habitación de invitados que también se utiliza como gimnasio y que está equipada con un sofá cama, modelo HEMNES de IKEA.

Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas
Photo credit: Raúl Sánchez Batuecas

Proyecto e información: Cortesía de Raúl Sánchez Batuecas.