La reflexión de Dani Martín sobre su "año de aprendizaje" que no para de compartirse

·2 min de lectura
Dani Martín, en una imagen de archivo. (Photo: GJBGTRES)
Dani Martín, en una imagen de archivo. (Photo: GJBGTRES)

Dani Martín se llevó el aplauso en redes sociales cuando en junio habló de su experiencia en el psiquiatra. “El lugar donde en estos momentos de mi vida me siento mejor, más yo, más tranquilo, más feliz”, reveló el cantante, dando un paso para normalizar la ayuda psicológica y para hablar de salud mental.

Un mes después, el exvocalista de El Canto del Loco ha vuelto a acaparar vítores y cientos de compartidos en Instagram con su última reflexión.

“Vaya año de aprendizaje: se me rompió el motor, se me pincharon las ruedas, se me oxidó todo por querer ir en marcha todo el rato y no saber disfrutar de estar parado”, empieza Martín en el texto que ha publicado junto a una foto suya con mascarilla negra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A lo largo de la publicación, el artista reflexiona sobre la necesidad de parar, frente a la actitud de “seguir rodando” que llevaba dos décadas practicando. “Qué agradecido estoy a la obligación que la vida me ha impuesto.
Me rompiste el coche, me lo paraste en un desierto sin agua, sin sombra, sin nadie. Sólo conmigo, con el que hacía 20 años que no estaba, ¿cómo iba a querer si no me quería a mí?”, confiesa Martín.

“Tengo miedo, mucho miedo, tengo sed, quiero caminar, correr, enamorarme, querer de verdad, atreverme, olvidarme de gustar a todos, acariciarme a mí, al imperfecto, al real”, añade el cantante sobre el futuro, mientras revela lo peligroso que es el éxito. “Qué peligroso es el éxito y vivir sólo en él y no tener otra vida donde también resida tu autoestima. El éxito es una droga”, señala.

Martín ha compartido con sus seguidores que quiere ser feliz, más allá de “la nube” y que para eso está arreglando el coche, en referencia al trabajo para cuidar su salud mental que está haciendo con su psiquiatra.

“Mi coche olerá a mi. Estarán todos mis trastos y mis verdades por el suelo. A veces se estropeará y volveré a parar para arreglarlo con amor, sin juicio por haberlo roto, sin exigencia. Tengo las manos llenas de grasa y me encanta”, concluye el cantante en su reflexión.

El texto se ha compartido de forma masiva en Instagram y también son muchos los que han querido dar las gracias a Martín por compartir su experiencia, algo que sus seguidores consideran valiente.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente