Reese Witherspoon y la piedra que se interpuso en su camino a la cima

Reese Witherspoon es una de las actrices con más carisma de Hollywood, capaz de transformarse en la alegría personificada gracias a su alter ego cinematográfico Elle Woods. Hoy en día es una de las productoras más prolíficas de Hollywood, sigue sumando fans con más de 27 millones de seguidores en Instagram, ha fundado un popular club de lectura online, es autora y apoya públicamente a nuevos escritores. Es decir, lo suyo es un no parar.

Ha ganado el Óscar, es activista y entre medio de tantas facetas, es madre de tres hijos. A sus 45 años, Reese parece estar viviendo el mejor momento de su vida. Sin embargo, no siempre fue así. Ella misma compartió que hace unos años sufría de baja autoestima y estaba estancada en una relación abusiva. Pero todo cambió el día que decidió dejarla.

Reese Witherspoon en la gala 28 de los Annual Screen Actors Guild Awards en Barker Hangar el 27 de febrero de 2022 en Santa Monica, California. (Photo by Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)
Reese Witherspoon en la gala 28 de los Annual Screen Actors Guild Awards en Barker Hangar el 27 de febrero de 2022 en Santa Monica, California. (Photo by Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)

Reese sufrió las consecuencias del abuso verbal y psicológico durante una de sus primeras relaciones cuando era más joven. Y así lo confesó durante una entrevista con su amiga Oprah Winfrey en 2018, con quien trabajó en la película infantil Un pliegue en el tiempo (Un viaje en el tiempo en Hispanoamérica). La presentadora le preguntó cuál fue la decisión más difícil que tuvo que tomar en su vida para cumplir su destino. Y Reese la sorprendió respondiendo: “Dejar una relación abusiva”.

La actriz que hoy conocemos por su eterna sonrisa confesó que tomó la decisión cuando su pareja en aquel entonces cruzó la línea y decidió que no podía seguir adelante. “Mi cerebro cambió y supe que sería difícil pero no podía continuar. Fue muy profundo y era muy, muy joven”.

Reese afirmó que esa experiencia, pero sobre todo la decisión de dejar la relación, la cambió para siempre. “No sería la persona que soy ahora. Antes era diferente. El hecho de que me defendiera a mí misma me cambió a nivel celular”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

La actriz y productora no revela el nombre de la expareja que abusó psicológicamente de ella, pero hace hincapié en la pérdida del autoestima que sufrió durante aquella época. “Dejar estas situaciones no es nada fácil, estás llena de dudas, sobre todo cuando alguien daña tu autoestima. La gente que me conocía entonces sabe que yo no tenía autoestima. Ahora soy diferente y esta experiencia es uno de los motivos por los que hoy puedo ponerme de pie y decir que soy ambiciosa, porque una vez alguien intentó quitármelo”.

Desde el momento que dio su testimonio, los usuarios de redes comenzaron a especular sobre la identidad del hombre que abusó psicológicamente de ella. Reese no quiso desvelarlo, dejando que el mensaje de superación hablara por sí solo; pero eso no quitó que sus fans se preguntaran si se refería a su primera relación mediática: la que tuvo con su exmarido y compañero de Crueles intenciones (Juegos sexuales, 1999), Ryan Phillippe.

Algunas de las conjeturas se apoyaban en el hecho de que el actor fue acusado de violencia de género hace un tiempo por su expareja, la modelo Elsie Hewitt. Ella lo acusó de arrojarla por las escaleras y levantarla con brutalidad. Él se defendió diciendo que ella se negaba a marcharse de su casa e intentó levantarla “como un bebé con un brazo bajo la espalda y otro bajo las piernas” pero se cayó porque ella se sacudía (vía News). La batalla concluyó, según medios como Jezebel, resolviéndola entre las partes fuera de los juzgados.

Sin embargo, más allá de las especulaciones de las redes, lo cierto es que las fechas no cuadran dado que lo único que Reese dijo al respecto fue que “era muy, muy joven” cuando sufrió abusos verbales en la relación que terminó dejando. Y ella y Philippe se separaron siendo adultos.

La actriz y Ryan se conocieron el día de su 21 cumpleaños en 1997, cuando las copas de más le hicieron perderse en los ojos azules del actor exclamándole “¡Creo que eres mi regalo de cumpleaños!”. Así lo recordó ella misma a la revista Jane en los años 90. “Él pensó que era halagador, pero ahora que lo pienso ¡fue un bochorno!” sentenció. Un año después ya estaban comprometidos, celebrando una boda de ensueño en una plantación de Charleston, en Carolina del Sur, el 5 de junio de 1999, justo cuando a Reese le quedaban tres meses de embarazo para dar a luz a su primera hija.

Por aquella época eran los tortolitos de Hollywood. Mientras Britney Spears y Justin Timberlake eran la pareja juvenil del momento en el mundo de la música, Reese y Ryan lo eran en el cine. Eran los nuevos Johnny Depp y Winona Ryder de la época. Y no se separaron hasta nueve años más tarde, en octubre de 2006 tras formar una familia con dos niños.

Es muy probable que Witherspoon se refiriera a una relación anterior, sobre todo si tenemos en cuenta que ella misma habló de su relación con Ryan en el programa inglés Lorraine en 2017, afirmando que no se arrepiente de su pasado con Phillippe, pero que eran muy jóvenes para dar los pasos que dieron y espera que su hija Ava espere un poco más que ella. “Me casé cuando tenía 23 y tenía dos hijos a los 27… A veces es bueno conocerte a ti misma primero, pero jamás cambiaría nada” dijo.

Phillippe incluso se expandió más al hablar de la relación cordial que mantienen ahora en una entrevista con The Huffington Post. Mientras rodaba Wild, Reese visitó a Ryan y sus hijos en Nueva York y juntos dieron un paso por Central Park rememorando en familia cómo se enamoraron mientras rodaban Crueles Intenciones en ese mismo lugar. “Ahí estábamos con Ava y Deacon hablando y se reían con el hecho de que allí estuvimos nosotros rodando una película antes de que ellos estuvieran en nuestra mente”.

“Las cosas van bien, ella está feliz y se casó de nuevo, y nuestros hijos son increíbles. Estoy orgulloso de cómo manejamos la situación” dijo en 2014.

Tras aquel primer matrimonio y divorcio, Reese cayó en un pozo profesional del que tardó muchos años salir. Aunque había alcanzado el cariño del público como Elle Woods y ganado el Óscar por En la cuerda floja (conocida en Hispanoamérica como Johnny & June - Pasión y locura), el divorcio la afectó anímicamente, repercutiendo en sus decisiones profesionales y su carrera. En diciembre de 2014, admitió que tras llegar a un acuerdo de separación, “pasó varios años buscando la manera de sentirse mejor”. “No puedes ser realmente creativa cuando sientes que tu cerebro está revuelto como los huevos” dijo a Charlie Rose. Aseguró que no estaba haciendo cosas que le apasionaran “y era evidente que la audiencia no estaba respondiendo”, añadió. Y así fue. Entre 2007 y 2012 realizó varios thrillers, comedias románticas y familiares que fueron recibidas con críticas negativas y bajas recaudaciones de taquilla.

Pero todo cambió de nuevo gracias al amor. Después de varias relaciones, Reese volvió a darle otra oportunidad al matrimonio casándose con un agente llamado Jim Toth. Celebraron la ceremonia en 2011, recibiendo a su tercer retoño un año más tarde. Una época que coindice con el resurgir flamante de su carrera.

Tras mantener una breve relación con Jake Gyllenhaal, la actriz se tomó un tiempo lejos del romance hasta que conoció al amor de su vida en una fiesta. Con una anécdota similar a la espontaneidad del encuentro con Phillippe, Reese reveló a la revista Elle que estaba intentando escaparse de un hombre que intentaba flirtear con ella, cuando Jim apareció de repente. Curiosamente era amigo de ese mismo hombre, disculpándose por su actitud en su nombre y explicándole que se había separado hacía poco y por eso actuaba tan erráticamente. Y así comenzaron a conversar. Reese describió ese momento como “mágico” y poco después estaban casados.

Ese mismo año se marcó su propio “McConaissance” -el término que se utiliza para definir el resurgir de Matthew McConaughey- acompañando a este mismo actor en la aclamada película independiente, Mud. Los aplausos volvieron a lloverle y desde entonces todo cambió. Película tras película, proyecto tras proyecto, fue encontrando su camino incluso expandiéndose más allá de lo que jamás habría imaginado.

Sin dudas, sus experiencias amorosas han marcado su vida y su carrera como nos sucede a todos los mortales. Pero aquella primera experiencia en donde descubrió el abuso psicológico la cambió para siempre, reencontrándose con su autoestima, ambición y valía una vez que decidió dar el paso de dejarla atrás. Incluso fue la experiencia que también afectó su decisión de producir y protagonizar el gran éxito de HBO, Big Little Lies, la adaptación de la novela de Liane Moriarty. Contó que durante las reuniones preliminares, todas las mujeres del equipo confesaron sus relaciones abusivas, descubriendo que “no había ni una que no hubiera sido afectada por el abuso y por eso decidimos hacer la serie”.

Reese, que de pequeña quería ser la primera presidente mujer de los EEUU, tiene razón. Sean cual sean nuestros problemas, el cambio siempre comienza en uno mismo. Ella dio el paso y cambió su vida en varias ocasiones y ya en 2017 aconsejó a las mujeres que se atrevan al cambio. Ahora vuela con alas propias cumpliendo varios roles en su vida personal y profesional.

Pero, sobre todo, con sus 45 años de vida, tiene un consejo esencial para las mujeres del mundo: "Huyan de los hombres que no soporten sus ambiciones. Huyan. ¡Hay tantos otros afuera que creen que una mujer con ambiciones es maravillosa y sexy!".

Más historias que te pueden interesar: