Cómo reducir entre 200 y 400 euros la factura de la luz gracias a estos consejos

·4 min de lectura
Photo credit: Jose Luis Raota - Getty Images
Photo credit: Jose Luis Raota - Getty Images

Vivimos tiempos convulsos y especialmente para el recibo de la luz. Nunca hemos tenido muy claro cómo funciona, por qué pagamos lo que pagamos, por qué sube, por qué baja… De hecho, por primera vez en mucho tiempo, ahora sí que existe una excusa más tangible para justificar sus recientes subidas: la guerra en Ucrania, que al provocar un desajuste en el suministro de gas ha hecho temblar los precios y con ellos el bolsillo de millones de personas en todo el mundo.

Pero independientemente de estas tensiones por el lado de la oferta, como consumidores también tenemos un papel que jugar a la hora de pagar la factura de la luz. Según el libro ‘Superahorradores’, escrito por Richard y Diego Gracia, hay varias maneras de reducir la cantidad que pagamos cada mes y en este artículo repasaremos las más importantes.

Cómo reducir la factura de la luz

1. Compara precios entre compañías

Sabemos que es un aburrimiento y que hacerlo se puede convertir en un trabajo a tiempo parcial, pero merecerá la pena ya que hay muchas diferencias entre una compañía y otra. Si actualmente no tienes un contrato que se adapte realmente a tus necesidades podrías estar pagando cientos de euros extra al año.

2. Contrata una potencia contratada adecuada

La potencia es el máximo de energía que se puede consumir en un mismo momento dentro de una vivienda, o sea, el número de aparatos que pueden estar funcionando a la vez antes de que salten los plomos.

La potencia es un fijo en nuestra factura, con lo que de ella depende una buena porción de los costes fijos que soportamos. Revisa la potencia que necesitas en tu hogar y, en caso de ser excesiva, solicita a tu compañía que la reduzca.

3. Desconecta aparatos que están en stand by

Parece que no pero muchos aparatos como televisores o cadenas de música suelen quedarse en un estado intermedio entre estar apagados y encendidos conocido como stand by que, aunque les permita encenderse más rápido, consume una importante cantidad de energía.

Así que en el caso de que no los vayas a utilizar durante un periodo de tiempo prolongado, asegúrate de apagarlos completamente o desenchufarlos.

4. Reduce el uso del aire acondicionado y la calefacción eléctrica

Photo credit: bymuratdeniz - Getty Images
Photo credit: bymuratdeniz - Getty Images

Acostúmbrate a reducir el uso del aire acondicionado y la calefacción (en el caso de que sea eléctrica). No hace falta tener que ponerte un jersey dentro de casa en pleno agosto o ir semidesnudo en invierno. Nuestro cuerpo también agradece vivir la temperatura que hace en cada época del año, es lo más saludable.

5. Compra electrodomésticos eficientes

Cuando toque renovar tus electrodomésticos, fíjate en su precio pero también en su consumo. Una lavadora de tipo A+++ puede hacer que cada lavado te resulte mucho más barata que una de una clase inferior.

6. Cambia a iluminación de bajo consumo

Photo credit: BSIP - Getty Images
Photo credit: BSIP - Getty Images

Si todavía no lo has hecho, sustituye las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo, que duran mucho más y no consumen prácticamente nada.

7. Revisa la instalación eléctrica cada 5 o 10 años

Algo que pasa por alto la mayoría de la gente y que puede suponer un ahorro elevado, sobre todo si tenemos una instalación eléctrica muy antigua u obsoleta.

8. Aísla tu hogar

Se puede hacer con una inversión realmente pequeña, y aislar correctamente puertas y ventanas de nuestro hogar puede suponer un ahorro energético muy importante en nuestra factura de la luz al reducir el consumo en aire acondicionado y calefacción.

9. Valora si puedes generar tu propia electricidad

Aunque puede resultar una inversión importante en un primer momento, a la larga resultará muy rentable. Si optas por poner paneles solares en tu casa, infórmate sobre las ayudas que puedes tener disponibles tanto estatales como de las propias compañías.

En el caso de que vivas en un edificio de pisos, habla con el administrador sobre la posibilidad de poner paneles solares en el tejado que podrían reducir mucho la factura de todos los vecinos.

10. Utiliza termostatos, temporizadores o interruptores remotos

Photo credit: Oscar Wong - Getty Images
Photo credit: Oscar Wong - Getty Images

Su uso puede suponer un importante ahorro al controlar el momento exacto en el que necesitas que tus aparatos o electrodomésticos se tienen que poner en marcha.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente