Los fans de 'RuPaul’s Drag Race' piden a gritos virales que no fichen a Los Javis ni otros rostros habituales de Atresmedia

Cine 54
·6 min de lectura

Que Atresmedia va a realizar su propia versión de RuPaul’s Drag Race es la noticia televisiva del día, sin embargo los responsables de la cadena seguramente no se esperaban que los espectadores dictaminen alto y claro a quien no quieren ver de jurado ni en pintura.

Los Javis en el set de 'Paquita Salas' (Tamara Arranz, Netflix); Arturo Valls (cortesía de Atresmedia); Mario Vaquerizo y Alazka (Instagram/mariovaquerizooficial)
Los Javis en el set de 'Paquita Salas' (Tamara Arranz, Netflix); Arturo Valls (cortesía de Atresmedia); Mario Vaquerizo y Alazka (Instagram/mariovaquerizooficial)

Esta mañana conocíamos que la cadena de San Sebastián de los Reyes adaptará RuPaul: Reinas del Drag, el famoso programa de telerrealidad y concurso que busca -y consagra- a superestrellas drag-queens a través de desafías y consejos del propio RuPaul. A lo largo de sus doce temporadas, el show -que en España se puede ver en Netflix- contó con un jurado formado por tres jueces continuos acompañados por invitados esporádicos. RuPaul es uno de ellos, acompañado en diferentes temporadas por figuras como el diseñador de moda Santino Rice, la cantante y locutora Michelle Visage, el presentador Ross Matthews o el experto en moda de Queer Eye, Carson Kressley, entre otros. Todos ellos son personajes de personalidades extravagantes, espontáneos y divertidos.

El show es tan popular que la red se incendió de comentarios desde que se conociera la noticia. Sin embargo, en lugar de aplaudir la idea de Atresmedia los mensajes volcados en Twitter son más bien una advertencia: el público no quiere a los personajes de turno de Atresmedia en el jurado de esta versión española. Es decir, nada de Los Javi, ni Mario Vaquerizo, Alaska, Arturo Valls ni Pelayo.

Sin dudas, no sucede a menudo que el público tenga tan claro a quién no quieren ver en un programa en particular. No es habitual que veamos tanto rechazo a ciertos personajes cuando ni siquiera se conocen todavía qué fichajes podría estar pensando la cadena. Sin embargo, en este caso es comprensible. Después de todo a los Javi, Mario Vaquerizo, Alaska, Arturo Valls o Pelayo los tenemos vistos hasta en la sopa en Atresmedia y en un formato que en un formato que precisamente triunfa por su originalidad, resulta esencial que se mantenga con rostros frescos, originales y nuevos.

Merece la pena destacar que si bien existen decenas de tuits pidiendo a gritos que la cadena no repita las mismas caras de siempre, también es cierto que otros usuarios se han volcado en defender a Los Javis, destacando que de todos los nombres mencionados son los personajes que pertenecen directamente al colectivo LGBT y artífices de series que les han dado la representación necesaria, como fue la maravillosa Veneno (de Atresmedia Premium).

Mientras unos cuantos están apostando por el fichaje de Deborah Ombres, la drag queen de Valladolid que saltó al estrellato con su programa Deborah y el sexo entre 2002 y 2004 y quien curiosamente llegó a grabar un piloto como presentadora de otra versión de RuPaul’s Drag Race que iba a hacerse hace unos años. A pesar de haberle perdido la pista tras su regreso a su ciudad natal hace un tiempo resulta curioso que ahora el público pida su regreso televisivo en masa. Sin dudas el formato le sentaría como un guante.

De momento se desconoce cuándo comenzará la producción ni en qué momento llegará a la plataforma de la cadena, pero teniendo en cuenta el formato original, podemos confirmar que llega la hora de buscar a la mejor superestrella drag de España a través de una carrera de desafíos que incluyen sesiones de fotos, retos artísticos y actuaciones musicales, para luego llegar a una prueba final en una pasarela donde los finalistas muestran sus mejores looks y se eliminan recurriendo a un duelo de lip sync.

La idea de Atresmedia no es precisamente original sino que se suma a una larga lista de adaptaciones internacionales. RuPaul: Reinas del Drag ya se adaptó en países como Alemania, Chile, Nueva Zelanda, Países Bajos, Reino Unido, Tailandia y México.

Más historias que te pueden interesar: