La redención incomprendida de Victoria Abril

Valeria Martínez
·5 min de lectura

Después de provocar un torbellino informativo y recibir un aluvión de críticas con sus declaraciones negacionistas con relación a la pandemia, las medidas de seguridad y la vacuna anti-Covid, Victoria Abril pidió disculpas. Así, de repente, y cuando pocos esperábamos que entonara un mea culpa después de verla tan contundente en la rueda de prensa de los Premios Feroz, soltando cifras al vuelo, cortando preguntas relacionadas a su carrera y hablando sin parar de esta realidad conjunta que llamó “coronacirco”.

Pero Victoria ha sabido rectificar. No en su opinión negacionista (después de todo, cada uno es libre de pensar lo que quiera), sino en la falta de empatía y tacto que tuvo a la hora de expresar sus ideas sin miramiento alguno por todos aquellos que han sufrido la pandemia en carne propia. Pidió perdón mirando a los invitados y, sinceramente, yo me creí sus palabras. Me creí que lamentara haber ofendido a los familiares de las victimas por el Covid-19 y me convenció su “por favor, creedme”. Sin embargo, aunque haya sabido rectificar, el pozo en el que se ha metido parece ser más profundo del que quizás ella pensaba y, a juzgar por las reacciones en redes, es probable que esta disculpa no sea suficiente para taparlo del todo.

Victoria Abril en los Premios Feroz el 2 de marzo de 2021 (G3online, Sergio R Moreno, Gtres)
Victoria Abril en los Premios Feroz el 2 de marzo de 2021 (G3online, Sergio R Moreno, Gtres)

Los Premios Feroz son los galardones que la Asociación de Informadores Cinematográficos de España entrega al mundo del cine y las series desde 2014, y este año hicieron todo lo posible por compartir el mensaje de que la cultura es segura a través de una alfombra roja y gala presencial siguiendo todas las medidas de seguridad. Todos las siguieron… menos Victoria.

En la noche del martes, la actriz subió al escenario a recibir el premio honorífico tal y como estaba planificado, sin pasar por la alfombra roja previa ni acompañar al resto de invitados en el patio de butacas, a raíz de negarse a llevar mascarilla. A cambio de, la asociación optó por entregarle el galardón de todos modos -a pesar de que la medida sanitaria oficial requiere el uso de mascarilla en espacios cerrados- en defensa de la libertad de expresión.

Tras una breve introducción de su amigo Jorge Sanz -que la llamó “única, insustituible y distinta a todos los demás”- Victoria apareció sola en el escenario, luciendo una sonrisa y leyendo un discurso previamente preparado para evitar más polémicas por culpa de la verborrea espontánea. Y, de repente y sin previo aviso, llegó ese perdón inesperado.

Pido disculpas si en la rueda de prensa, hablando sin filtro de los vivos, he ofendido a los que han perdido a sus seres queridos” dijo mirando a las cámaras y a los invitados. Os juro que no ha sido mi intención, para mí las vidas cuentan. Creedme por favor” añadió con el rostro aparentemente compungido.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y yo le creí. Me creí que lamentara haber ofendido y también que sus palabras previas empañaran tanto el momento que debía haber sido para centrarse en ella como artista y en el rescate de la cultura, y no en su opinión sobre la pandemia. 

A diferencia de otros negacionistas, ya sean famosos o anónimos, que se mantienen en sus trece digan lo que digan, Victoria ha sabido rectificar y pedir perdón. No mencionó un cambio de argumento, pero sí supo darse cuenta de que sus palabras no fueron acertadas en ese momento. Incluso ha resaltado que ella también ha “infravivido este año tan duro para todos y tan cruel para algunos” en París, ciudad a donde fue a vivir hace 40 años “por amor y respeto” a sus hijos.

Sin embargo, en plena era de la inmediatez, la cancelación y la defensa del egoísmo opinativo, su perdón parece que ha llegado tarde. Las críticas han continuado en redes sociales después de su discurso con cientos de usuarios acusándola de haber actuado el discurso y no creerse sus palabras.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Si bien, cuando se trata de la pandemia no coincido en absoluto con la opinión de Victoria Abril, e incluso también reflexioné si la balanza de la libertad de expresión tiene más peso que el requerimiento oficial del uso de mascarilla (y a pesar de ser periodista, tengo mis dudas), creo que todos tenemos derecho a rectificar. Todos tenemos derecho a equivocarnos. Al final, pedir perdón, siempre es de sabios.

Pero la gran mayoría de usuarios de las redes parecen no haber creído su lamento. Quizás es probable que su perdón viniera más de la necesidad de hacer borrón y cuenta nueva para levantar el velo gris que colgó sobre su imagen, pero también que realmente lamentara haber ofendido a aquellos que han sufrido la pandemia.

Lo que más lamento es que Victoria no supiera reconocer la importancia que tenía el gran momento que los Premios Feroz le estaban dando. Era la gala para demostrar que el cine es seguro, era el momento de celebrar el séptimo arte tras un año de desdicha pura para el sector. Era el momento de celebrarse a sí misma como una de las actrices más imponentes de la cinematografía española. Pero ella solita lo empañó metiéndose en un pantano de críticas y cancelación por no saber reconocer que era el momento de celebrar el cine, y no su opinión.

Y ahora se volverá a París con una nube gris planeando sobre ella y el legado que los Feroz querían celebrar. Ella habrá pedido disculpas, pero muchos espectadores todavía no las han aceptado. Quizás sea cuestión de tiempo, pero viendo el gran peso que está teniendo la cultura de la cancelación sobre personajes públicos, auguro que quizás lo tenga difícil.

Más historias que te pueden interesar: