Cómo recuperar tu piel después del verano

·3 min de lectura
Photo credit: Jasmina007 - Getty Images
Photo credit: Jasmina007 - Getty Images

Seguro que aunque has tomado todas las precauciones para no quemarte, algún día ha sido imposible y has vuelto de la playa con pinta de cangrejo. Esto es algo que nos pasa a todas y si lo sumamos a la exposición al cloro de las piscinas, los cambios en nuestra rutina de belleza y de alimentación, obtenemos como resultado una piel dañada que pide a gritos una recuperación.

Ahora que has vuelto de vacaciones es el momento de que pongas en marcha el plan de recuperación de tu piel. De esta forma evitarás un envejecimiento prematuro, la aparición de acné sin motivo aparente, sequedad y demás síntomas que hacen que nuestra piel no esté al cien por cien.

Esto es lo que tienes que hacer con tu piel después del verano para que luzca más bonita que nunca: un plan de recuperación en tres fases.

Fase 1: tratamiento de choque

Las quemaduras están recientes, todavía sigues aplicando after sun en vez de tu crema hidratante y aún estás acostumbrándote al asfalto después de pasar unas semanas en la playa. ¿Qué tienes que hacer? Empecemos por calmar la piel. Tómate un día de descanso y dedícate a cuidarte. Esto es lo que necesitas:

  • Un limpiador suave

  • Una mascarilla calmante

Empieza por limpiar tu piel, es un paso fundamental en toda rutina de belleza. Huye de momento de los limpiadores con exfoliante y opta por los de formato leche, así ayudaremos a recuperar nuestra piel, falta de hidratación.

Paso dos: pasa (por lo menos) 20 minutos con una mascarilla calmante en tu rostro para minimizar los daños.

Fase 2: nos centramos en la hidratación

Una de las consecuencias más frecuentes del verano es la deshidratación de nuestra piel. Ahora que hemos retomado nuestra alimentación y además volvemos a beber la cantidad de agua necesaria, vamos a centrarnos en nuestros cosméticos. El after sun ha mantenido nuestra piel durante el verano pero hay que retomar nuestra rutina facial.

  • Un exfoliante suave

  • Un sérum en aceite

  • Crema hidratante

Para mantener tu bronceado, sin dañar la piel, hay que exfoliar suavemente el rostro antes de aplicar un tratamiento posterior.

En caso de que tengas una piel grasa, opta por tu sérum habitual. Pero, si además tienes la piel seca, apuesta por los sérum en aceite. Ayudan a hidratar en mayor profundidad tu piel.

Adiós after sun, hola crema hidratante. Vuelve a recuperar la crema de tu rutina de belleza que más beneficiaba a tu piel, es lo mejor que puedes hacer para mantenerla saludable.

Fase 3: mantenimiento

Una vez hayamos recuperado nuestra rutina de belleza habitual, ¡no hay que bajar la guardia! Una vez a la semana haz un boost de recuperación para asegurarnos de que nuestra piel está en las mejores condiciones.

  • Una mascarilla hidratante

  • Un aceite de noche

  • Bruma facial

Date el gusto una vez a la semana y monta un spa en casa. Después de un baño relajante, ponte la mascarilla hidratante y dale ese extra de hidratación a tu piel.

Por las noches, opta por un tratamiento en aceite. Te levantarás con el rostro renovado.

Lleva siempre contigo una bruma facial, además de ser refrescante ayuda a mantener tu maquillaje y le da una dosis extra de hidratación a tu piel en cualquier momento.