Cómo recordaba Fran Álvarez su relación con Belén Esteban

La muerte de Fran Álvarez ha pillado por sorpresa a todo el mundo. "El exmarido de Belén Esteban se encontraba en un proceso de desintoxicación para curarse de sus adicciones. Hace unos días, el miércoles pasado, iba a ir a Burgos para volver a entrar", explicaba Aurelio Manzano en Viva la vida. La relación de la colaboradora de Sálvame y el camarero supuso una de las etapas más caóticas y difíciles para ambos. La situación límite les llevó al divorcio y ambos rehicieron sus vidas por separado, pero en una de las últimas apariciones televisivas de Fran, éste explicó cómo había sido estar casado con la 'princesa del pueblo'. "A Belén la he querido mucho. Si me casé con ella es porque estaba enamorado", explicaba a Toñi Moreno


Fran Álvarez y Belén Esteban

Aunque muchos crean que la expareja se conoció cuando eran niños, Fran desmentía el rumor y confesaba cómo surgió el amor: "Sé que muchos piensan que nosotros íbamos juntos al colegio, pero no. Nos conocimos en 2001 gracias a la madre de mi hijo. Empezamos a salir juntos de vez en cuando como amigos, pero no fue hasta años después cuando empezamos a salir. Primero estuvo con Óscar Lozano y con Dani DJ, y luego surgió lo nuestro. Ambos nos habíamos divorciado y entonces ocurrió", relataba. En otra entrevista con su amigo Aurelio también comentaba lo que había supuesto haberse casado con Belén: "No fue complicado, si tú quieres a alguien por qué va a serlo. Lo haces por amor y no por quién sea, lo que pasa que llega un momento en el que ya no eres tú, eres 'el marido de'. Belén cuando quiere, quiere, y le da igual si tienes o no, ella quiere con amor". Además, el camarero continuaba explicando que siempre tendría un hueco especial para ella: "Habré tenido mis más y mis menos, pero me quedo con los buenos momentos. Los malos los olvido. Le deseo lo mejor". 


Camiseta de Fran Álvarez

Tres años después de empezar su romance, el 27 de junio del año 2008, Belén y Fran se daban el 'sí, quiero' en la ermita de San Antonio del Palacio del Negralejo. Pero el amor no duro mucho, muchas deslealtades y una infidelidad del camarero provocaron que firmasen su divorcio tan solo año y medio después de su boda. "Cuando nos casamos estaba enamorado, pero no éramos conscientes de lo que estábamos haciendo y de si iba a funcionar viviendo en pareja. De todas formas, en mi relación hubo más momentos malos que buenos. Me he sentido como un muñeco, porque cada separación que había se tenía que enterar todo el mundo. Iba al Deluxe y lo contaba. No sé si Toño Sanchís le picaba para que lo contara, pero yo no encajaba en ese mundo", explicaba en Viva la vida. "No siento nada por ella ahora. Me alegro mucho de que esté bien y, si la veo, la saludo sin problema.