Lo que un reclutador nunca contará a un candidato a un puesto de trabajo

Hay datos que las empresas que buscan un empleado nunca contarán a sus candidatos. Foto: Getty Images.

Cuando una persona asiste a una entrevista de trabajo, no puede esperar que su potencial empleador le cuente los detalles oscuros del funcionamiento de la empresa, los extremismos de ciertos jefes o los comentarios de pasillos que generan las extravagancias de algunos colegas. Tampoco lo pondrá al tanto de por qué despidieron a quien cubría la misma plaza unos días atrás.

Porque hay cosas que las empresas nunca dicen.

Eso lo asegura Peter Yang, un exgerente de contratación que durante 15 años entrevistó a miles de candidatos y lidió a diario con los silencios y las verdades a medias.

Para Yang, estas son las cinco cosas más importantes que reclutadores y empleadores nunca querrán que los candidatos conozcan:

1. Tu personalidad puede incrementar o echar por tierra tus posibilidades de lograr un puesto de trabajo

Según su relato para CNBC, Yang admite que sería agradable vivir en un mundo justo e imparcial, en el que solo los méritos y las credenciales laborales primarán a la hora de obtener un empleo. Sin embargo, en caso de que dos aspirantes hayan superado las expectativas, el empleador elegirá a la persona con la que sintió cierta empatía o con la que se llevó mejor.

Por ello, este especialista recomienda que los candidatos se empeñen no solo en su capacidad para hacer el trabajo que se requiere, sino que intente “seducir” de cierta manera al entrevistador a través de diferentes procedimientos que van desde la actitud, la postura, el tono de la voz, la gestualidad, etc.

“Hacer que les guste quién eres como persona es tan importante como hacer que les gusten tus habilidades y experiencia”, recalca.

2. Los empleadores verificarán al candidato por todas partes

Si estás optando por una plaza en una empresa y tienes sospechas de que tu presencia en las redes sociales (Instagram, Twitter, Facebook) pudiera dar una imagen de ti que no es la idónea, procede a borrar esas evidencias cuanto antes. Para esto también estará el amigo Google.

Sí, porque los empleadores rastrearán todas las zonas en las que puedan obtener información sobre tu persona y tu desempeño. Según Yang, hasta llegarán a consultar con tus antiguas empresas para que ellos mismos les esclarezcan las razones de tu salida. ¡Hasta tus excolegas pudieran ser consultados! ¿Te imaginas?

Intenta crear afinidad con el entrevistador, eso puede convertirte en mejor candidato. Foto: Getty Images.

3. Evita entrar en la lista negra

Aquellos que se atrevan a mentir a la hora de confeccionar su currículum o quienes acudan sin descanso a los reclutadores para conocer los resultados de la entrevista y la decisión de la empresa, muy probablemente entrarán en esa lista negra que todos los gerentes de contratación tienen al alcance de la mano.

De acuerdo con una encuesta anónima realizada por la compañía de software de reclutamiento Bullhorn entre 1,500 gerentes de contratación, el 43% de los encuestados aseguraron que llegarían a “poner en la lista negra” a los candidatos insistentes o acosadores, y que suprimirían sus nombres de las búsquedas de currículums.

4. ¡Cuidado con tus respuestas!

Hay preguntas que no son tan ingenuas o simples como parecen. “¿Eres más introvertido o extrovertido?” “¿En qué tipo de ambiente de trabajo te destacas?” “¿Cuáles son tus mayores fortalezas y tus debilidades?” “¿Por qué crees que deberías conseguir este trabajo?”

Todos los reclutadores suelen lanzar estas preguntas que buscan que el candidato se autorretrate, se identifique y demuestre ser idóneo para el puesto y la cultura laboral de la empresa. Ahora, si este responde algo “fuera de línea” de lo que se quiere que se diga, sus posibilidades de ser contratado disminuirán significativamente.

Por ello, Yang recomienda que hagamos previamente un listado de aquellos atributos que nos hacen más fuertes, como son las habilidades, los conocimientos, las cualidades personales, la experiencia y hasta los pasatiempos, pero preferentemente con aquellos que se ajustan al perfil de la empresa.

5. No olvides que los empleadores siempre rebajan la oferta de salario inicial

Como en toda empresa, la idea es reducir los costos. Y si el salario se ha anunciado como negociable, ellos también tienen la opción de hacerlo, comenzando siempre por la oferta más baja.

Es por eso que el candidato debe acudir a la entrevista sabiendo lo que vale su trabajo, su experiencia y sus conocimientos. Luego, una vez que haya llegado a las rondas finales, puede revisar y reevaluar la cifra que le proponen.

Basta con la comprensión —dice Yang— del rango de salario que te corresponde según el tipo de industria, la experiencia y el caudal de lo que uno puede aportar, para que uno disponga de más confianza en el momento de la negociación, lo que aumentará las posibilidades de salir victorioso.

Artículos relacionados que te pueden interesar: