Cinco recetas para hacer al vapor con todo el sabor y menos calorías

Vamos camino de los dos meses de confinamiento y es posible que muchos estemos comenzando a notar en nuestras carnes los estragos de salir de casa lo justito. Es cierto que ya se puede salir a pasea y eso ayuda, pero también hay que tener en cuenta que hay maneras de cocinar con las que podemos mantener todo el sabor pero con muchas menos calorías. Una de estas técnicas es la del vapor, que permite prescindir de materias grasas como el aceite o la mantequilla o del contacto directo con el agua. Tan solo necesitamos calentar agua o cualquier otro líquido hasta que rompan a hervir y aprovechar el vapor que sueltan, colocando los alimentos por encima de manera que reciban todo el calor. Podemos usar una vaporera o apañar nuestro propio método con una olla o una sartén y un colador por encima o un cestillo. ¿Qué no sabes qué hacer al vapor? Sigue leyendo.

Mejillones al vapor, ligeros y deliciosos. Foto: Getty Creative
  • Mejillones al vapor. Los bivalvos son muy amigos de una cocción al vapor que logra que se cocinen en sus propios jugos y que mantengan una textura perfecta. Lo que tenemos que hacer es limpiar primero los mejillones de impurezas, rascando la concha si es necesario para eliminar crustáceos adheridos o las clásicas ‘barbas’ que pueden acompañar a estos moluscos. Ponemos dos dedos de agua a hervir en una cazuela y, cuando rompa a hervir, colocamos los mejillones ya limpios en un colador. En 7 u 8 minutos ya estarán listos. Si queremos, podemos aromatizar un poco el agua de la cocción con un chorrito de limón, una hoja de laurel o un poco de vino blanco.


  • Ensaladilla rusa al vapor. Si nos gustan las verduras de colores restallantes y con una textura firme, pero blandita, el vapor es nuestra técnica culinaria. Se puede aplicar incluso a recetas golosonas como la ensaladilla rusa cortando en trozos pequeños la patata o la zanahoria. Incluso el huevo se puede cocer al vapor. Tan solo tenemos que poner a hervir agua abundante en una olla y disponer encima en un colador un huevo envuelto en papel de aluminio, cuatro patatas, media docena de zanahorias cortadas en cubitos. Tras unos 25 minutos, la verdura debería estar lista. Podemos poner también unos guisantes a media cocción. Para completar la receta, tan solo hay que mezclarlo todo con una buena cantidad de mayonesa y un par de latas de atún en aceite. El huevo debe ir cortado en trocitos pequeños. Si quieres ver cómo se prepara la ensaladilla rusa al vapor, aquí tienes un ejemplo.

  • Salmón al vapor. Si hay algo que hacer del salmón un pescado único es esa grasa rica en Omega 3 que lo hace perfecto para cocinarse al vapor. Tan solo hay que sazonar los lomos con un poco de sal, pimienta y eneldo y someterlos a la fuerza del agua hirviendo, colocándolos en un recipiente con agujeritos sobre una olla con medio litro de agua. En unos 10 minutos, el pescado estará listo para comer.

  • Albondigas al vapor. Otra receta que quizá nunca hubiéramos pensado en hacer al vapor y que, sin embargo, demuestra que la carne también se puede preparar de esta manera. Neceistamos unos 250 gramos de carne picada mixta (ternera y cerdo),un huevo batido, una cucharada de pan rallado, perejil, una rebanada de pan de molde empapada en leche, especias al gusto (se puede poner ras al hanout marroquí, que le va muy bien). Tan solo hay que mezclarlos todos bien y dar formar a unas albóndigas no muy grandes. Las colocamos en un cestillo o colador encima de una olla con medio litro de agua hirviendo.

Las albóndigas al vapor necesitan mucha especia para potenciar el sabor. Foto: Getty Creative
  • En unos 30 minutos estarán listas y se pueden tomar con salsa de tomate o una salsa de cebolla reduciendo un par de cebollas hermosas en una sartén con un chorro de vino blanco.


  • Flan al vapor. Por su textura, el flan es quizá el dulce que mejor queda preparado al vapor. Conseguiremos una textura delicadísima, ya lo hagamos en vaporera o en cualquier otro apaño casero. Necesitamos cuatro huevos, que mezclaremos con 500 gramos de leche entera y unos 150 gramos de azúcar. Mezclamos bien y ponemos en un molde engrasado con caramelo líquido (puede ser un molde desechable de aluminio).

Al rico flan al vapor. Foto. Getty Creative
  • Tenemos que colocarlo en un colador plano sobre una sartén o una cazuela con abundante agua hirviendo. En unos 40 minutos, lo tendremos listo. En el vídeo a continuación, se ve cómo hacerlo en vaporera.


Más historias que te pueden interesar: