Tres recetas de gazpacho distinto: de poleo, fresones y ajoblanco

Los gazpachos son para el verano. O, mejor dicho, las sopas frías. Porque no todo son gazpachos de tomate. Las sopas o cremas frías, tan propias de los meses estivales, tienen variantes en las que el tomate no es el único protagonista o, directamente, desaparece. Antes de que nos rasguemos las vestiduras, conviene recordar que el gazpacho de tomate como tal no existió hasta que lo trajeron de América y que, ya antes de esa fecha, se hacían majados de ingredientes en frío para tomar en el campo fundamentados en agua, aceite, ajo y sal. Aquí van tres recetas que nos pueden ayudar a acabar con la rutina del gazpacho de tomate que, sí, que es maravilloso, pero que quizá puede modificarse de cuando en cuando.

El ajoblanco andaluz, una alternativa al gazpacho. Foto: Getty Creative

Ajoblanco. Esta receta es un clásico del recetario andaluz, especialmente de provincias como Málaga.

Ingredientes (para cuatro personas)

100 gramos de almendra cruda

150 gramos de miga de pan del día anterior

Un litro de agua

100 mililitros de aceite de oliva virgen extra

Entre 35 y 50 mililitros de vinagre de vino (a gusto de cada uno)

Una cucharadita de sal

Elaboración:

Ponemos el pan a remojo en agua para que se ablande un poco quitándole la corteza. Ponemos en el vaso de la batidora o el robot de cocina, las almendras y las batimos junto con los dientes de ajo, pelados y con el centro retirado para que no repitan, y un poco de agua para cubrirlo todo hasta formar una pasta uniforme. Añadimos la miga de pan, el aceite y el vinagre, y seguimos batiendo. Seguimos añadiendo el agua y batiendo. Salamos y probamos. Dejamos enfriar en la nevera. Se puede acompañar, en el momento de servirlo, de uvas, melón cortado o trocitos de jamón ibérico en crudo o ligeramente salteados en la sartén (no mucho, para evitar que se salen demasiado).

El mítico gazpacho de fresones de Viridiana. Foto: Restaurante Viridiana

Gazpacho de fresones. Esta receta es la que hace el chef Abraham García en su restaurante Viridiana de Madrid.

Ingredientes (para 4 personas)

700 gramos de fresones

350 gramos de tomates (preferiblemente que estén muy maduros)

Un pimiento rojo

Un diente de ajo

Dos panecillos redondos

Tres cucharadas de ketchup

Seis cucharadas de mermelada de fresa

170 centilitros de agua

150 centilitros de aceite de oliva

Un chorrito de vinagre de Jerez

Sal gorda al gusto

Elaboración:

Trituramos los fresones, los tomates y el pimiento rojo junto con el diente de ajo, el aceite, el agua, la sal, el vinagre, el pan, el ketchup y la mermelada. Dejamos unos pocos fresones para la guarnición. Pasamos esta mezcla por un colador fino y rectificamos el punto de sal. Reservamos en el frigorífico y lo servimos muy frío. Para acompañar, además de los fresones, le van bien unos arenques marinados cortados en daditos.

La preparación de los gazpachos tradicionales se comienza en un mortero. Foto: Getty Creative

Gazpacho de poleo. Esta es una receta oriunda de Extremadura en la que se usa poleo y no tomate en el gazpacho.

Ingredientes (para cuatro personas)

Un manojo hermoso de poleo

Dos dientes de ajo

150 centilitros de agua

50 mililitros de vinagre de vino de Jerez

La miga de una panecillo del día anterior

Dos huevos cocidos

Curruscos de pan frito

Sal

Elaboración:

Machamos el poleo con la sa, el ajol y el aceite. Añadimos las yemas de los huevos cocidos y la miga de pan y lo mezclamos todo bien a conciencia en el mortero. Aliñamos con el vinagre. Reservamos para que esté bien frío. Añadimos el agua, las claras de huevo partidas y los curruscos de pan en el momento de servir.

Si te quedas con ganas de alguna receta de gazpacho más, prueba esta de melón, una fruta que está de plena temporada.

Más historias que te pueden interesar: