Cinco recetas y diez consideraciones para disfrutar de un delicioso pescado al horno

Estamos ante una de las técnicas de cocción más sanas para cocinar distintos alimentos. El calor del horno, a ser uniforme, constante y seco, favorece la creación de una fina corteza superficial sobre los alimentos que actúa de barrera para que no se ‘escapen’ sus vitaminas y nutrientes.

Además, la temperatura regular y la cocción lenta favorecen que se potencien las cualidades aromáticas del alimento, de manera que conserva todo su sabor y, en consecuencia, no es necesario tener que añadir grasa en exceso. El producto es quien suelta su propio jugo y, por tanto, con esta técnica estaremos cocinando bajo en calorías. Sí puedes añadir algún condimento de forma moderada, alguna especia o hierba aromática, para darle un ligero toque de sabor y aroma.

Y otra de las ventajas que tiene cocinar un pescado al horno es su sencillez. No necesitas ser ninún experto. Eso sí, tan sólo has de tener en cuenta algunas consideraciones que enumeramos a continuación:

pescado-horno-adobe

1.-Elige un pescado de calidad, preferiblemente que sea fresco. Limpia y seca muy bien antes de meterlo en el horno.

2.- Es importante precalentar el horno con anterioridad, como siempre que utilicemos este electrodoméstico para preparar nuestras recetas.

3.- Vigila que la temperatura sea la adecuada porque corres el riesgo de que se pase y quede muy seco. Aunque todos los pescados dan buen resultado en el horno, hay algunos más grasos como la lubina, el salmón, la dorada, el besugo o la corvina que quedan especialmente ricos. Lo más saludable es cocinar siempre a un máximo de 180º y así mantendrán el máximo de nutrientes.

4.- También es importante controlar el tiempo de cocción. Aunque cada horno es un mundo, lo ideal es cocinar a 180º C unos 15 minutos por kilo de pescado. Y es preferible que quede poco hecho y volver a meter en el horno a que se pase y quede muy seco.

5.-Lo ideal es asar piezas enteras de pescado, pero si lo haces en trozos, procura que todos sean de tamaño parecido para que se cocinen de una forma uniforme. 

6.- No pongas el pescado directamente sobre la bandeja del horno. Y si lo haces, cúbrela con papel vegetal o unta un poco de aceite para que, al sacarlo, no se quede pegado.

7.-Para aportarle mayor jugosidad al pescado, unta toda la superficie con un poco de aceite vegetal. Otro truco  para conseguir que nos quede más jugoso es extender una capa muy fina de mahonesa, mejor si es ligera.

8.- Si lo que buscas es una textura crujiente, antes de introducirlo en el horno, espolvorea el pescado con un poco de pan rallado y un chorrito de mantequilla fundida.

9- Un truco para evitar que se reseque en exceso durante la cocción, es introducir un recipiente con agua dentro del horno que aportará un mayor grado de humedad en su interior.

10.- El pescado cocinado en el horno conviene servirlo reciente y no recalentarlo porque pierde muchas propiedades, sabor y textura.

 

A continuación te ofrecemos cinco deliciosas recetas, muy sencillas de preparar, para que disfrutes de una deliciosa comida o cena con el pescado como ingrediente protagonista. ¡Ponte manos a la obra y ya verás qué fáciles y qué ricas te resultan!

 

Paso a paso: Dorada con tomatitos y almejas

 

VER RECETA

dorada-adobe