Atrévete a hacer tu propio yogur, incluso sin yogurtera

Quizá las yogurteras eran más comunes hace años: un electrodoméstico de plástico redondo, en el que mamá introducía frascos con una mezcla de leche, y tapaba para dejar fermentar, a una temperatura controlada, y salía yogur.

No, no hace falta yogurtera para hacer yogur casero, y es muy fácil. Foto: Getty Images

Sin embargo, no hace falta una yogurtera para crear tu propia versión en casa y obtener todos sus beneficios, pues además de ser rico en nutrientes como calcio, vitaminas B, riboflavina, fósforo y magnesio, también es rico en proteína.

De forma aislada suenan a una lista de ingredientes vacía, pero todos estos componentes ayudarían a proteger la salud del corazón, a regular el metabolismo, a prevenir la osteoporosis, mejorarían el sistema inmunológico, contribuirían a mejorar la digestión, y hasta podrían ayudar a proteger contra la diabetes tipo 2.

Por eso, y porque quizá tienes más tiempo para estar en casa esta temporada, podrías comenzar a probar a hacer los tuyos en casa, que es bastante más fácil de lo que crees.

Primero, los ingredientes

Si vas a hacer esto de forma constante, porque en tu casa se come suficiente, solo tendrás que comprar un yogur individual (125 – 150 gramos), y nada más. Este se usará como la base de fermento, y para las siguientes rondas, puedes usar del mismo que vayas creando.

Pero no puede ser cualquier yogur. Este ha de ser natural, de buena calidad, y sin conservadores ni aromatizantes. Así que, te toca leer un poco las etiquetas. Básicamente, busca uno que no tenga leche fermentada, ni leche en polvo, almidones ni gelatinas.

Ojo, no debe ser pasteurizado, pues este proceso mata las bacterias que necesitamos para hacer más yogur. Así que mejor que sea fresco. Y si es griego, y de buena calidad, mucho mejor. 

Además, necesitas un litro de leche, de preferencia entera y fresca (de la que venden refrigerada). Cuanto mejor sea la leche, mejor será el yogur.

También puedes usar leche de soya, aunque no conseguirás la misma consistencia. Si prefieres otras leches vegetales, tendrías que agregar un espesante (como agar agar), por eso no lo recomendamos para hacer en casa.

También te puede interesar: Whipped coffee’, la más reciente tendencia que se te va a antojar y habría nacido en Tik Tok

La receta de toda la vida

La proporción de la receta es con los ingredientes que ya mencionamos: 1 yogur individual por un litro de leche. Necesitarás además unos frascos, de preferencia de vidrio y con tapa hermética, para guardar el yogur en el refrigerador. Y sí, lo mejor es que estos los uses solo para esto, para no mezclar sabores, ni bacterias.

El proceso es simple, pues basta calentar la leche, sin hervirla. Si tienes un termómetro, deja que llegue a los 45 grados centígrados. Si se pasa de 50, deja que enfríe. Si no tienes cómo medir la temperatura, entonces hazlo a tacto: introduce un dedo (limpio) en la leche, y si lo aguantas más de 10 segundos, estará lista.

Cuando tenga la temperatura ideal, agregas el yogur y mezclas bien, como con un batidor de globo, hasta disolverlo por completo.

Ahora, puedes hacerlo de dos formas: 

  1. Colocas la olla, tapada, en un lugar cálido de tu cocina unas 12 horas, y pasado el tiempo rellenas los frascos.

  2. Llenas primero los frascos con la mezcla, los tapas para que con el calor se selle la tapa hermética, y dejas reposar las mismas horas.

Pasado el tiempo, estarán hechos, y solo hay que introducir al refrigerador. Durarán unas tres semanas. Se recomienda no endulzar durante la elaboración, y solo al consumir, pero puedes agregar mermelada al fondo de los botes, de preferencia con la mezcla ya reposada, para agregar sabor.

También te puede interesar: Seguro tú también te crees alguno de estos mitos comunes de la cocina

Olla de cocción lenta

Si tienes uno de estos electrodomésticos, te compartimos dos formas de preparar yogur aprovechándolo.

  • La primera, calentar durante 2 horas en temperatura baja, la leche, y apagar. Medir la temperatura (igual, 45 grados centígrados ideal) para agregar el yogur y disolverlo. Después tapamos la olla y apagada dejamos reposar todo en un lugar cálido en la cocina durante 12 horas.

  • La segunda opción, incluye utilizar los frascos desde el inicio, introduciéndolos abiertos, boca arriba, en la olla de cocción lenta, y se llena esta con agua, sin que llegue al borde de los botes. Cierras la tapa y calientas a que llegue a 50 grados centígrados y apagas.

En una olla aparte calientas la leche, y cuando llegue a los 45 grados, apagas e integras el yogur. Una vez bien disuelta la mezcla, la introduces en los botes calientes, que taparás, de preferencia con tapa hermética. Cierras la olla y apagada, la dejas reposar también en un lugar cálido de 8 a 12 horas.

@travesabarros