La receta de salsa de tomate en freidora de aire que hará que no quieras volver a comprarla más en el supermercado

·2 min de lectura
Photo credit: fcafotodigital - Getty Images
Photo credit: fcafotodigital - Getty Images

El tomate es una de las bases de la dieta mediterránea, con mil y un usos en nuestro día a día: sofritos, salsas, gazpacho, salmorejo, toppings para ensaladas y tostadas... Es un alimento recomendado para quienes quieren perder peso por su bajo contenido calórico (tiene 19 kcal por cada 100 gramos, lo que lo hace uno dentro de los mejores alimentos con menos de 50 calorías para adelgazar).

Y si a lo que nos gusta el tomate le sumamos lo que nos gustan las freidoras de aire, un gadget que desde hace años se ha vuelto un imprescindible en muchísimas cocinas de España, tenemos como resultado una receta que sí o sí tiene va a meterse en nuestro día a día: salsa de tomate en Airfryer. Una receta sencilla que Alberto Ugarte (@ugar90 en redes), conocido por sus múltiples recetas con la freidora de aire, nos ha enseñado. Atentas:

Ingredientes

Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

Los ingredientes no tienen nada fuera de lo común y los encontraremos fácilmente en nuestra despensa (o, en su defecto, en las estanterías del supermercado). Toma nota:

  • Un kilo de tomates

  • Una cebolla

  • Tres chalotas (si no tenemos podemos obviarlo)

  • Un vaso de agua

  • Albahaca fresca al gusto

  • Sal y pimienta negra al gusto

  • Aceite de oliva virgen extra

El paso a paso de la receta

Una vez lavemos bien los tomates y pelemos y cortemos la cebolla, echamos todos los ingredientes salvo el vaso de agua y la albahaca al cajón de la freidora de aire. Programamos 40 minutos a 170 grados y esperamos.

Si no tenemos freidora de aire, también podemos hacerlo en el horno poniendo la mezcla a 170 grados unos 60 minutos, revolviéndolo de cuando en cuando.

Una vez esté listo, lo metemos todo en la batidora o trituradora que tengamos en casa y batimos todo junto al vaso de agua hasta que tenga consistencia de salsa. De ahí lo pasamos a una sartén, donde reduciremos la salsa unos 15 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. ¡Y listo!

Conservación

Photo credit: fcafotodigital - Getty Images
Photo credit: fcafotodigital - Getty Images

Para conservarla tenemos dos opciones:

  • Si la vamos a comer en el momento la guardaremos en algún tarro o tupper hermético en la nevera. Consumiéndolo como mucho unos dos o tres días después de hacerlo.

  • Si queremos hacer mucha cantidad y conservarlo para más adelante, tenemos otras dos opciones. Por un lado congelarlo, poniéndolo en un tarro de cristal y guardándolo en el congelador. Y por otro, si no queremos congelarlo podemos guardarlo herméticamente a temperatura ambiente. Para ello solo hace falta guardarlo en un tarro de cristal, darle la vuelta y dejarlo un día quiero, sin tocarlo.