Así se hace un facilísimo y delicioso pudding de Nutella

Javier Sánchez
·3 min de lectura

Si hay un dulce que ha inspirado, inspira e inspirará grandes recetas ese es la Nutella. La crema de cacao y avellanas es objeto de culto para muchos, que no pueden pasar ni un solo día sin meter el cuchillo en un bote y extender el contenido sobre una rebanada de pan. Lógicamente, hay fans que van mucho más allá y que le dan al coco para crear recetas a partir de la crema dulce más famosa del mundo. Hay incluso aficionados a la Nutella que van más allá, como es el caso de Julie Hatfield, que lanzó en 2015 un libro digital llamado ‘The unofficial Nutella Cookbook’ en el que recopilaba medio centenar de recetas con esta crema como base. Por supuesto, nos lo hemos comprado, hemos salivado con todas y cada una de las ideas de esta chef y, sobre todo, nos hemos quedado pillados con una receta de pudding de Nutella que nos hace soñar con su textura cremosa. Además, es sencillísima de hacer e ideal para los rigores veraniegos. Aquí va.

Three servings of the French dessert, chocolate pot de creme sit on a plate.
Three servings of the French dessert, chocolate pot de creme sit on a plate.

Ingredientes:

Para el pudding:

Dos tazas y media de leche

125 gramos de Nutella

Media cucharadita de sal

Tres cucharadas y media de Maizena

Para la nata montada (también se puede comprar ya hecha, pero esta lleva un toque de vainilla que la hace mucho más rica):

570 mililitros de nata con un 36% de materia grasa

Una cucharada de azúcar blanquilla

Una cucharadita de extracto de vainilla

En un bol mezcla la media taza de leche con la Maizena hasta que no queden grumos. Reserva. En un cazo a fuego medio mezcla las otras dos tazas de leche, la Nutella y la sal. Mezcla hasta que todos los ingredientes se combinen entre sí. Añade la mezcla de Maizena y leche y remueve bien. Una vez que la mezcla haya adquirido consistencia, repártela en varios recipientes y refrigéralos durante un par de horas para que estén fresquitos.

A continuación, vamos a preparar la nata montada de la manera habitual. Vierte la nata para montar -asegúrate de que tenga al menos un 36% de materia grasa-, el azúcar blanquilla y el extracto de vainilla en un bol y remueve con brío y con paciencia hasta que la mezcla quede ligera y esponjosa. Resérvala.

Saca los recipientes con los puddings del frigorífico y pon un poco de nata encima de cada de uno de ellos antes de servir. También puedes añadir otros toppings a tu elección como avellanas enteras o troceadas, frutos rojos, fresas, plátano o cualquier otro fruto que se te ocurra. Si te ha quedado alguna duda y quieres ver un paso a paso de esta receta (aunque ya te decimos de nuevo que es fácil fácil), no te pierdas este vídeo.

Más historias que te pueden interesar: