Así se hacen unas crepes francesas perfectas

Javier Sánchez
·3 min de lectura

Internet es un auténtico tesoro para los buscadores de recetas. Las hay de cualquier comida imaginable de cualquier parte del mundo. Pero todos tenemos en casa libros clásicos de cocina: nunca pasan de moda. Ahora, las bibliotecas están cerradas, pero Internet nos echa una mano para hojear grandes manuales de cocina. En el proyecto bibliotecario online sin ánimo de lucro archive.org pueden encontrarse volúmenes que sirven de inspiración y en las que está la sabiduría de grandes de los fogones como Julia Child o Paul Bocuse, uno de los grandes maestros de la cocina francesa. Precisamente, en el libro Paul Bocuse in your kitchen : an introduction to classic French cooking, publicado en 1982, nos encontramos con algunas recetas clásicas francesas de las que no imaginamos una versión mejor. Es el caso de las crepes. Aquí va la versión comme il faut de una receta que siempre triunfa.

Crepes Suzette with honey and nuts on white plate over wooden background, copy space. Delicious homemade Crepes for breakfast.
Las nueces y la miel son buenas acompañantes de las crepes. Foto: Getty Creative

Ingredientes para seis personas:

50 gramos de mantequilla

250 gramos de harina

3 huevos

1 cucharada de azúcar granulado

1 pellizco de sal

50 centilitros de leche

Mantequilla o aceite de girasol (para la sartén)

Lo primero que tenemos que hacer es derretir la mantequilla y reservarla. A continuación, ponemos la harina, el azúcar y la sal en un bol, añadimos los huevos y la leche fría poco a poco. Mezclamos hasta conseguir una masa sedosa y líquida. Finalmente, añadimos la mantequilla derretida. Ahora, toca esperar: hay que dejar esta masa a temperatura ambiente durante una hora antes de preparar las crepes.

Top view of kids reaching for crepes at a breakfast table.
Las crepes son una tentación. Foto: Getty Creative

Una vez pasado el tiempo, ponemos un poco de mantequilla o aceite en una sartén antiadherente. Cuando está muy caliente, vertemos la cuarta parte de un vaso (unos 6 centilitros) de masa en el centro de la sartén y movemos para extenderla bien por toda la superficie de forma que nos quede una crepe muy delgadita. La dejamos cocinarse durante dos minutos a fuego lento y le damos la vuelta con una espátula blanda para que se cocine por el otro lado durante otros dos minutos. A continuación, la sacamos y volvemos a poner un poco de mantequilla o de aceite para hacer la siguiente. Y así, sucesivamente, hasta que acabemos con la masa.

Getty Creative
Puedes usar Nutella y plátano para una versión dulce. Foto: Getty Creative

Un truco: para mantener las crepes templadas después de cocinarlas, calentamos agua en una sartén hasta que esté a punto de hervir y apagamos. Colocamos encima un plato grande y en él vamos poniendo las crepes a medida que las vamos sacando de la otra sartén en la que las estamos cocinando. Cuando terminamos, tapamos con otro plato. De esta manera, tardarán más en enfriarse.

El maestro Bocuse recomienda tomarlas mientras aún están templadas con miel, nueces, mermelada o una crema de castañas, por ejemplo. Nosotros nos atreveríamos a ponerle nata montada, chocolate o incluso Nutella pero mejor no innovamos demasiado... mejor seguir las directrices del maestro de maestro.

Si queréis seguir por la onda vintage, aquí hay un vídeo de otro maestro, Raymond Oliver, preparando unas crepes hace unos cuantos añitos...

Más historias que te pueden interesar: