La receta de calamares en su tinta más rica y fácil de hacer

·2 min de lectura
Photo credit: Hearst
Photo credit: Hearst

Los calamares son uno de los moluscos que más consumimos y es que es un producto súper versátil en nuestra cocina y con ellos podemos elaborar varios platos. Los más típicos sin duda son los calamares a la romana -rebozados y fritos- aunque una versión más refinada son los calamares en tempura. También a la plancha, para hacer una paella de marisco o pescado, o como te enseñamos hoy en su tinta.

Los calamares son ricos en proteínas, que además de mantener los músculos sanos, es ideal para las dietas de adelgazamiento ya que consigue saciarnos por más tiempo sin aportar demasiadas calorías.

Vamos ahora con la receta de calamares en tinta, un plato súper rico que puedes acompañar con un arroz blanco. En realidad hemos usado chipirones pero puedes pedir en la pescadería dos calamares medianos limpios y cortados en aros.

Dificultad: Fácil. Tiempo: 60 min.

INGREDIENTES (4 personas):

- 24 chipirones
- 2 sobres de tinta de calamar
- 2 cebollas
- 2 ajos
- 2 tomates
- 1 pimiento rojo
- 1 manojo de perejil
- 150 g de arroz blanco redondo
- 1/2 l de caldo de pescado
- Aceite de oliva
- Sal

Photo credit: Hearst
Photo credit: Hearst

ELABORACIÓN:

  1. Limpiar los chipirones quitándoles las patas. Rehogar el ajo y una cebolla. Cuando la cebolla esté tierna, añadir las patas de los chipirones y saltear. Rellenar los chipirones con sus patas cerrándolos con un palillo.

  2. Picar la otra cebolla, el ajo, tomate y pimiento. Rehogar durante 15 min en una sartén con 4 cuch de aceite. Incorporar el caldo y la tinta de los calamares. Dejar cocer 10 min más. Pasar la salsa por un chino y verter de nuevo en la cazuela. Incorporar los chipirones y cocinar hasta que la salsa espese.

  3. Dorar 3 ó 4 min un ajo sin pelar en una sartén con 2 cuch de aceite; retirarlo. Añadir un vaso de arroz y remover un minuto. Añadir dos vasos de agua con un poco de sal y cocer 20 min. Servir los chipirones acompañados del arroz.

El resultado: unos deliciosos chipirones en su tinta

Photo credit: Hearst
Photo credit: Hearst