Rebote mercado de valores tiene la historia de su lado: A. Brown

·5 min de lectura

(Bloomberg) -- El reciente repunte del índice de referencia S&P 500 le ha permitido recuperar más de la mitad de las pérdidas desde su punto más bajo de 2022 registrado a mediados de junio, lo que es una señal alentadora para muchos inversionistas. Sin duda, es una de las señales estadísticamente más fiables del mercado de valores. ¿Pero eso significa que es seguro volver a las acciones?

Desde 1926, las acciones han recuperado más de la mitad de una caída del 10% o más en 79 ocasiones y solo una vez, en marzo de 1930, el mercado alcanzó un nuevo mínimo antes de establecer un nuevo máximo histórico. Además, el retorno promedio en el mes posterior a alcanzar la recuperación del 50% es del 2,7%, mejor que el 0,9% promedio de todos los meses. El año siguiente promedia 16,0% versus 12,7% para el resto de los años. La volatilidad también es más baja que el promedio después del punto del 50%.

Recuerde que el rendimiento pasado no es indicativo de resultados futuros. Y sabemos que el mercado de valores está bastante cerca de un camino aleatorio, por lo que tomar decisiones de inversión basadas en patrones en gráficos es un juego arriesgado. Por otro lado, los patrones estadísticos sólidos en los retornos de los valores son la principal forma en que aprendemos sobre los mercados y podemos contar una historia plausible sobre este patrón. Algo malo sucede y las acciones caen. La caída asusta a mucha gente que huye del mercado. Expone a quienes se ven obligados a vender, o incluso a declararse en quiebra y deshacerse de sus activos. Pocos inversionistas nuevos son lo suficientemente valientes como para comprar acciones. Por estas razones, las acciones caen más de lo que justifican las noticias fundamentales y permanecen bajas por más tiempo.

Para cuando la acumulación de buenas noticias haya borrado la mitad de las pérdidas, dejando de lado el pesimismo de los inversionistas, es probable que hayamos dejado atrás lo malo y estemos en una nueva fase ascendente. Pero los precios siguen siendo más bajos de lo que deberían debido al temor de los inversionistas. Podemos esperar que los antiguos inversionistas empiecen a volver a las acciones, que entren nuevos inversionistas y que los optimistas aumenten su apalancamiento. A medida que el viento en contra se vuelve viento de cola, las acciones deberían funcionar mejor que el promedio por un tiempo. Los inversionistas más valientes “compran cuando hay sangre en las calles”. Esto no es tan audaz: “Compre cuando la mitad de la sangre se haya lavado, pero la mayoría de las personas todavía estén acobardadas en casa”. Si espera hasta que las calles estén limpias, debe esperar pagar un mayor precio.

Podemos obtener una imagen más precisa observando el rendimiento de los factores de renta variable las 79 veces anteriores que el mercado recuperó la mitad de una caída del 10% o más. El factor de renta variable más antiguo y mejor documentado es el tamaño, y las acciones pequeñas han superado a las acciones grandes en aproximadamente un 1,5% anual sobre una base ajustada al riesgo. Esto generalmente se ve como una recompensa por buscar valores más oscuros y menos líquidos con menos información disponible y una cobertura de analistas más escasa, algunos de los cuales son demasiado pequeños para que las grandes instituciones se molesten. En el mes siguiente a las recuperaciones del 50%, las acciones pequeñas superaron a las grandes en un 1,9%, y durante el año siguiente, en un 3,6%, ambas cifras mucho mayores que el rendimiento superior normal del 0,1% al 1,5%.

Otro factor popular es el valor, o acciones con precios bajos en relación con medidas fundamentales como el valor contable. Elegir acciones de valor generalmente recompensa a los inversionistas con una ventaja anual del 4,3% sobre las acciones de mayor precio. Las acciones de valor alcanzan el promedio en el mes posterior a una recuperación del 50%, una ventaja del 0,4% frente al 0,5% del resto de los meses, pero desaparece en el año posterior a la recuperación, proporcionando una ventaja del 0,1% frente a un promedio del 4,3% en todos los meses. Por lo tanto, el punto medio de la recuperación es demasiado tarde para vencer a los inversionistas de valor, ya que todos los Warren Buffett ya han comprado todos los grandes valores. Hay que ir a las acciones más pequeñas y oscuras para aprovechar al máximo la situación.

¿Qué hay del factor de impulso? Consiste en comprar acciones que suben y vender en corto acciones que bajan. El impulso es en realidad negativo después de un 50% de recuperación. Tiene un costo de 1,9% en el mes posterior a una recuperación del 50% y del 0,3% en el año siguiente, frente a ganancias promedio de 0,6% por mes y 7,2% por año en tiempos normales. Entrar porque el mercado está subiendo es un juego de impulso en el tiempo, pero la historia argumenta que no debe duplicar su apuesta eligiendo las acciones que suben más rápido. Mire en cambio hacia la selección de acciones antiimpulso, comprando las acciones que todavía están bajando, o al menos no han subido tanto como las otras.

Nada de esto es un consejo de inversión. Compre sus propias acciones, o no, por sus propios motivos, y tome sus ganancias o pérdidas como vengan. Pero cuando las historias de sentido común son consistentes con los patrones estadísticos del pasado, quizás pueda invertir con un poco más de confianza de lo habitual.

Nota Original:

The Stock Market’s Rebound Has History on Its Side: Aaron Brown

More stories like this are available on bloomberg.com

©2022 Bloomberg L.P.