Rebel Wilson deja al descubierto la presión económica de Hollywood sobre su propia salud

Rebel Wilson comenzó a abrirse hueco en Hollywood gracias a comedias como La boda de mi mejor amiga, Despedida de soltera, Que esperar cuando estás esperando o Dando la nota. Muchas de estas cintas obtuvieron un respaldo importante del público e incluso se colaron en premios, por lo que su figura pasó a ser un valor seguro dentro del género de la comedia. Sin embargo, en todas ellas Wilson quedó encasillada dentro del estereotipo de la persona gorda y graciosa, puesto que la industria no parecía tener ojos para mirar más allá.

Cuando recientemente la actriz decidió priorizar su salud y comenzar a cuidar sus hábitos alimenticios ha tenido que hacer frente a presiones desde su propio equipo, quienes debido al éxito que le había dado dicho estereotipo a lo largo de su carrera no creían pertinente que Wilson perdiera su forma física. Y aparte de ser un claro ejemplo de lo corto de miras que es Hollywood, se trata de una clara representación de la importancia del físico y las apariencias en la industria del entretenimiento por encima de la salud de los propios intérpretes.

Rebel Wilson después y antes de su cambio físico (Fotos: Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic/Getty Images)
Rebel Wilson después y antes de su cambio físico (Fotos: Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic/Getty Images)

Recibí mucho rechazo de mi propio equipo en realidad, aquí en Hollywood, cuando dije: 'Está bien, este año voy a centrarme en mi salud, siento que realmente voy a transformarme físicamente y cambiar mi vida’”, declaraba Wilson para la BBC “Y ellos estaban como, '¿Por qué? ¿Por qué querrías hacer eso?' Porque ganaba millones de dólares siendo la chica gorda divertida y siendo esa persona", continuaba señalando al respecto.

En su intervención, Wilson también expresó su deseo de que tanto la industria como el público dejen de mostrarse tan obsesiva por el físico y el peso, especialmente en las estrellas femeninas. Sin embargo, detalla que con los cambios que ha experimentado en el último año no tiene intención alguna de llamar la atención, sino únicamente de priorizar su salud.

"¿Es eso lo que tiene que hacer una mujer en el mundo, perder peso para llamar la atención? Es fascinante, ¿Por qué la gente está tan obsesionada con eso? ¿Y por qué especialmente con las mujeres y su apariencia? Sé lo que es ser una mujer que es esencialmente invisible para la mayoría de las personas por no ser vista como tradicionalmente bonita o lo que sea. Es una locura intentar encajar en eso. Es mejor ser la versión más saludable", cuenta Wilson.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

De hecho, la actriz, que en los últimos años no ha parado de trabajar en comedias como Mejor... solteras, Agente contrainteligente, Timadoras compulsivas o Jojo Rabbity ha ganado una fortuna estimada en 22 millones de dólares, señala que en ningún momento pretendió mantener su anterior forma física de cara a seguir obteniendo papeles. Según sus palabras, al estar aún estableciéndose como actriz y no sentirse como “una intérprete natural”, acabó generando inseguridades que la llevaron a mantener hábitos de alimentación poco beneficiosos para su salud. "Sabía en el fondo que algunos de los comportamientos emocionales de alimentación que estaba haciendo no eran saludables”, señalaba.

Pero pese a las presiones, la actriz no ha dudado en priorizarse a sí misma y se adentrado en un proceso de cambios de hábitos que le ha llevado a una importante transformación física. Ahora es a la industria de Hollywood a la que le toca demostrar saber valorar el talento cómico de Wilson más allá de su apariencia, porque la actriz, con los numerosos éxitos que ha obtenido a lo largo de la pasada década con sagas de éxito como Dando la nota, bien ha demostrado tenerlo.

Más historias que te pueden interesar: