La reacción de Harry Styles al tirarle un nugget en un concierto, en vídeo

·2 min de lectura
Photo credit: twitter / @kiwik94
Photo credit: twitter / @kiwik94

Hemos visto cómo Harry Styles paraba conciertos por todo tipo de circunstancias, todas ellas vinculadas a sus fans. Porque en cuestiones de espectáculo, él siempre busca garantizar la interacción con su público, y lo ha hecho de mil maneras diferentes. Su más conocida: ayudar a un fan a pedir matrimonio a su pareja en pleno show. O, la más viral: el momento en el que ayudó a un fan a salir del armario (por petición del joven, por supuesto). En sus conciertos hay mucha música, baile y diversión, pero también garantiza conversación. Además de un ingrediente presente en toda gran actuación: los regalos que los asistentes preparan para lanzar al escenario, reuniendo todas sus fuerzas con la esperanza que alcance su destino. Estamos familiarizados de sobra con flores de todo tipo, con peluches esponjosos, cartas, e incluso con banderas. Pero, los fanáticos del cantante británico decidieron ir un paso más allá en cuestión de originalidad y decidieron tirarle un nugget de pollo. Sí, como lees.

La divertida ocurrencia se ha materializado en el mismísimo Madison Square Garden de Nueva York, uno de los lugares clave en la gira mundial del artista. Sabemos que los fans intentan ser originales para llamar la atención de su ídolo y, desde luego, éste lo consiguió. El nugget de pollo voló hasta caer junto a Harry Styles, que no dudó en recogerlo y mostrarlo al resto de espectadores. “Un enfoque muy interesante”, dijo sorprendido al comprobar cuál era el inesperado regalo.

Photo credit: twitter / @kiwik94
Photo credit: twitter / @kiwik94

Sonriente y sosteniendo el nugget en alto, para que todos pudieran comprobar de qué se trataba, preguntó quién se lo había lanzado. El público gritó y rió ante tal circunstancia, nada típica en un concierto de pop. “¡Otro nugget de pollo!”, exclamó cuando visualizó un segundo objeto (parece que sus fans no querían que pasara hambre durante su actuación). Pero hubo un error garrafal en esta estrategia. “No como pollo, lo siento. No como carne”, hizo saber a su público, que ya había empezado a pedirle a gritos que le diera un mordisco.

En un momento dado, desde lo alto del escenario, Harry parece identificar quién es el culpable de haber tenido que parar el concierto ante la lluvia de comida. Así, se dirige a alguien del público y le devuelve sus extraños regalos. “Antes de nada, esto está frío, supongo que no está recién hecho. ¿Lo quieres recuperar? ¿Por qué? Muy bien, aquí tienes. ¡No te lo comas! ¡Ahora está en el suelo! No vayas a buscarlo, te conseguiremos otro nugget!”, advierte el cantante a través de su micrófono, haciendo gala de su sentido del humor.

Así, una vez más y ante una situación de lo más extraña, Harry Styles vuelve a demostrar que un concierto suyo nunca es previsible.