Las razones por las que la invasión rusa de Ucrania está poniendo en tensión la cadena de suministro de neón

·2 min de lectura
Photo credit: Adrienne Bresnahan - Getty Images
Photo credit: Adrienne Bresnahan - Getty Images

Como muchos otros, he seguido de cerca la invasión de Rusia en Ucrania. Los combates pueden parecer lejanos, pero las consecuencias podrían llegar pronto a casa. Por ejemplo, el impacto de la guerra en la cadena de suministro mundial, un sistema ya frágil que podría verse aún más afectado si Ucrania -uno de los mayores productores de neón del mundo- sigue soportando el peso de la agresión rusa.

Conocemos el neón por su uso en las brillantes y centelleantes señales que iluminan el Strip de Las Vegas o Times Square en Nueva York, pero este gas incoloro e inodoro tiene valor por muchas otras razones. Es fundamental en la producción de chips semiconductores, por ejemplo, que se encuentran en todo, desde los teléfonos móviles hasta los coches.

Aproximadamente el 85% de los chips semiconductores que se fabrican hoy en día utilizan gas neón, explica a Popular Mechanics Angelo Zino, analista industrial de la CFRA. El gas, que es un subproducto de la producción de acero, se utiliza en un proceso llamado litografía. "La litografía es el paso del proceso de fabricación de chips que imprime los diminutos patrones en las obleas de silicio", explica Zino. El neón actúa como un amortiguador que guía a los láseres ultravioletas que graban los caminos en los chips.

Alrededor de un tercio de esos chips se utilizan para la informática, tanto en ordenadores personales como en centros de datos. Un tercio del mercado está impulsado por el espacio inalámbrico, dice Zino. Esto incluye nuestros teléfonos móviles y otros dispositivos móviles, así como la infraestructura de fondo que los conecta.

Y luego están los productos de consumo -coches, microondas y juguetes, por ejemplo- y los robots de las fábricas que los construyen. Este sector del mercado, explica, es el que más crece y, por tanto, el que más restricciones de suministro tiene.

La invasión rusa de Ucrania, donde se procesa casi la mitad del suministro mundial de neón, ha puesto aún más en tensión una cadena de suministro mundial ya debilitada por la pandemia en curso. Los dos mayores procesadores de neón ucraniano, Ingas y Cryoin, con sede en las ciudades sitiadas de Mariúpol y Odesa, respectivamente, han detenido la producción, según un informe del 13 de marzo de Reuters.

Si la mortífera invasión rusa de Ucrania continúa, podría suponer un importante problema para los fabricantes de chips semiconductores del mundo. Los principales fabricantes de chips, como Intel, Samsung y Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, que afirman contar con sólidas reservas de neón que podrían durar meses, pueden recurrir más fácilmente a otros proveedores. Pero los fabricantes de chips más pequeños, que no han establecido proveedores alternativos, podrían verse perjudicados por el rápido aumento de los precios y pronto podrían sufrir las consecuencias.

Y esta es la temporada baja. A medida que nos acercamos a las vacaciones, Zino dice que los consumidores podrían empezar a sentir esa crisis también.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente