Este es el rasgo de personalidad de las personas más sanas

Jenna Birch

En todos los tests de personalidad que encuentro, suelo sacar mayor puntuación en el rasgo de responsabilidad que en los otros cuatro (apertura a la experiencia, extraversión, neuroticismo y amigabilidad).

No sabía mucho sobre ello al principio, pero los expertos dicen que de todas las evaluaciones de personalidad que existen, el modelo de estos cinco grandes puntos es el más preciso y representativo del comportamiento humano. No clasifica a nadie en un tipo u otro de personalidad, sino que califica cuánto tiene de cada uno de los cinco grandes rasgos.

Por ello, investigué para estar más al día y conocer las consecuencias de puntuar alto en responsabilidad. En un estudio de 2014, los investigadores descubrieron que quienes más rinden en el trabajo tienden a emparejarse con personas responsables. Otro estudio publicado en la Journal of Personality and Social Psychology descubrió que los niños de 8 años que puntuaban alto en responsabilidad tendían a vivir más años que otras personas, un hallazgo que fue replicado en otro estudio. Según un sondeo de 2016, los trabajadores con mayor tendencia a la responsabilidad suelen ser más productivos y ganar más dinero que los trabajadores que carecen de dicho rasgo.

¿En qué consiste exactamente este rasgo denominado responsabilidad? Así lo explican los expertos:

Características de las personas responsables

Art Markman, profesor de Psicología de la Universidad de Texas-Austin y autor de Bring Your Brain to Work, señala que el rasgo de responsabilidad consiste en dos factores.

“Uno de ellos es la motivación que tienes para completar las tareas que empiezas. El segundo es el grado de obligación que sientes de cumplir las reglas. Las personas más responsables tienden a ser diligentes con sus tareas y rigurosas con las normas”, explica.

Esto explica por qué no me gusta tener varias tareas pendientes al mismo tiempo. Me encantan las listas de tareas y disfruto pensando en modos eficientes para hacer...

Sigue leyendo en El HuffPost