La adversidad le ha dado un giro de 180 grados a la vida de Raquel del Rosario

·13 min de lectura

No hay mayor dolor para una madre que ver sufrir a su propio hijo. Raquel del Rosario revelaba hace unos días cómo se sintió al ver a su hijo al borde de la muerte después de que el pequeño sufriera el ataque de un puma mientras jugaba en el jardín de su casa de Los Ángeles. "Mi corazón se rompió por completo cuando le vi salir de la cirugía. Toda la fuerza que aquella mañana me había invadido se esfumó dejándome completamente indefensa ante un dolor que desconocía por completo. Me invadió el miedo", confesaba la cantante en Instagram. Pero la fortaleza que la voz de El Sueño de Morfeo demostró para golpear a ese puma y lograr que se quitara de encima de su hijo, es más que algo físico, ya que Raquel ha tenido que afrontar unos cuantos golpes en su vida que la han hecho aún más fuerte a lo largo de estos años. 

Monza, ITALY:  Spanish Renault driver Fernando Alonso arrives with his girlfriend Raquel del Rosario at the Monza racetrack, 07 September 2006, three days before the Italian Formula One Grand prix. AFP PHOTO DAMIEN MEYER  (Photo credit should read DAMIEN MEYER/AFP via Getty Images)
Monza, ITALY: Spanish Renault driver Fernando Alonso arrives with his girlfriend Raquel del Rosario at the Monza racetrack, 07 September 2006, three days before the Italian Formula One Grand prix. AFP PHOTO DAMIEN MEYER (Photo credit should read DAMIEN MEYER/AFP via Getty Images)

Alejada de los escenarios y centrada en el cuidado de sus dos hijos, Raquel del Rosario es una mujer muy espiritual y para la que la naturaleza es una forma de vida. Pero para llegar a este momento de paz en el que vive desde hace unos años, ha tenido que hacer todo un proceso de aprendizaje en el que ha pasado por buenos y muy malos momentos. Sin duda, uno de los hechos que han marcado sus 38 años fue su separación del piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso. La pareja comenzó una relación sentimental en el año 2005 cuando ella tenía 23 años y él un año menos. Coincidieron en un homenaje en una cadena de radio al piloto en el que la canaria actuaba junto a El sueño de Morfeo, que presentaban por aquel entonces su álbum debut que llevaba por título el mismo nombre de la banda. Reacios a hablar de su vida privada y tremendamente huidizos con la prensa del corazón, se dejaron ver en escasas ocasiones en público, salvo en alguna de las competiciones de Alonso a las que ella le acompañaba. 

Su boda llegó en secreto un año más tarde, en noviembre de 2006 y durante varios meses se rumoreó que se habían casado pero sin una confirmación oficial por parte de ninguno de los dos. Se llegó a decir que habían contraído matrimonio en las Maldivas al ser 'cazados' allí durante unas románticas vacaciones, pero en febrero de 2007 se publicaba que la pareja se había dado el 'sí, quiero' tres meses antes en Asturias, la tierra del deportista. Según La Nueva España, el enlace tuvo lugar en Limanes (Oviedo), en la más estricta intimidad y la ceremonia fue oficiada por un amigo de la cantante. Durante sus primeros años como pareja, residieron en la localidad suiza de Mont sur Rolle, pero a mediados de 2011 se habían instalado en Oviedo. 

Una separación con la que ganó un amigo

Aunque su relación parecía ir viento en popa, en diciembre de 2011 anunciaban su separación de mutuo acuerdo a través de un comunicado oficial. "Es una decisión muy meditada y tomada de mutuo acuerdo. Nos separamos como matrimonio, pero nunca como amigos, ya que queda entre nosotros una muy buena relación de cariño y admiración mutua y siempre velaremos por la felicidad del otro", empezaban. "Con este comunicado, dirigido a todas las personas que siguen nuestra trayectoria profesional, pretendemos evitar cualquier posible especulación sobre nuestra decisión. A través del mismo, pedimos a su vez a los medios de comunicación que respeten una vez más nuestra vida personal, algo que, como sabéis, siempre hemos deseado proteger. Con cariño, Raquel y Fernando", concluían. 

Pocas semanas después, la cantante se confesaba en su blog sobre esta ruptura: "Hicimos el comunicado para contarles que nuestra relación cambia y así evitar que llegue a ustedes de un modo que no sea el real. Cuando se hace pública una noticia de este tipo, todo el mundo quiere saber y opinar de los motivos, causas y problemas que nos han llevado a tomar esta decisión". Además, aseguraba que no cambiaría "nada de lo vivido al lado de Fernando" y que "hasta los malos momentos han sido necesarios para aprender". Pese al duro momento, Raquel siempre trató de seguir afrontando la vida con positividad. "No es una batalla perdida, sino una una parte de mi vida que ha sido necesaria para crecer como persona. Ahora me toca seguir creciendo como persona, seguir trabajando por mantener ese sueño que un día se hizo realidad y buscar sonrisas, la primera la mía, cada mañana frente al espejo", reflejaba. Lo cierto es que la ex pareja ha seguido manteniendo una bonita amistad e incluso tras el relato del ataque del puma a su hijo, el piloto ha querido mandar un mensaje de apoyo a la que fuera su mujer, demostrando el gran cariño que aún hoy se profesan.

MADRID, SPAIN - JUNE 02:  Juan Luis Suarez and Raquel del Rosario from spanish pop band El sueno de Morfeo perform during Cadena 100 Radio 20th anniversary concert at Vicente Calderon stadium on June 2, 2012 in Madrid, Spain  (Photo by Eduardo Parra/WireImage)
MADRID, SPAIN - JUNE 02: Juan Luis Suarez and Raquel del Rosario from spanish pop band El sueno de Morfeo perform during Cadena 100 Radio 20th anniversary concert at Vicente Calderon stadium on June 2, 2012 in Madrid, Spain (Photo by Eduardo Parra/WireImage)

Dos operaciones en tres años

Otra de las adversidades a las que Raquel ha tenido que hacer frente en los últimos tiempos ha sido a la enfermedad. Hasta en dos ocasiones -una en 2009 y otra en 2012- tuvo que someterse a una intervención de cuello de útero "para eliminar tejido precanceroso", como ella misma explicó en 2012 en una entrevista en la revista Elle. "Esto me lo ha provocado el virus del papiloma humano, un virus que un alto porcentaje de mujeres padecemos a lo largo de nuestra vida y que muchas veces se elimina sin más, en mi caso se esta resistiendo un poco", revelaba y quería aclarar que no había padecido cáncer, sino un estadio previo a la durísima enfermedad. "Chic@s..Creo que han malinterpretado la noticia, Fue un PREcáncer, no un cáncer, ¡que es MUY diferente! ¡Gracias por el cariño! ¡Revisiones!", publicaba en su perfil de Twitter entonces. 

"Ya llevo dos años de purga donde me he propuesto crecer hacia dentro. Trabajar el amor. Empezando por el amor propio", confesaba en la publicación de moda abriendo su corazón de una manera tan clara por primera vez y contando cómo también la fama llegó a mostrarle su peor cara al inicio de su carrera. "Tengo que reconocer que la fama y la falta de anonimato me superaron. Tuve que elegir entre enfadarme con el mundo o decir: "Así es mi vida", y ser feliz", añadía. Sobre su separación, revelaba: "Solo me da rabia que hayan intentado hacer tanto daño, porque al final no soy alguien anónimo y estoy expuesta mediáticamente, pero lo importante es que en mi corazón estoy tranquila y sé que él también". Tras vivir unos años convulsos, Raquel comenzó a ver la vida con mayor serenidad. "En mis planes de futuro no está ni ser más guapa, ni mejor cantante ni nada. Desde hace ya un par de años me he propuesto ser mejor persona", confesaba.

Una muerte inesperada

Los golpes de la vida a veces no paran. En junio de 2018, Raquel recibía una terrible noticia: la muerte repentina de su cuñado. El cantante y actor Edu del Prado, conocido por su participación en la serie Un paso adelante, fallecía a los 40 años como consecuencia de una neumonía, según publicó entonces la web BroadwayWorld Spain. El hermano de la cantante, Misael, llevaba medio año casado con Edu y Raquel no dudaba en mostrar su gran tristeza con un emotivo post en Instagram. "El pasado día de reyes, el chico de la derecha entró como un huracán de buena energía en nuestra casa de Teror y apretó un poco más el lazo que nos unía como familia. Vino a recordarnos que el amor hace que los miedos se desvanezcan, desde ese día todo es mejor. El chico de la izquierda es mi hermano mayor, Misael, su marido, quien en las últimas semanas me ha enseñado un montón de cosas (más) mientras nos acompañábamos en la distancia. Estoy deseando abrazarle. Ahora Edu está en otro lugar, y aunque una entiende que este es un viaje corto y que no es el final, no puedo evitar que el corazón se me rompa un poquito hoy. Gracias Edu, sigue brillando. Feliz vuelo, te queremos", escribía junto a una foto en blanco y negro de su hermano y su marido.

MADRID, SPAIN - OCTOBER 22:  (L-R) Raquel del Rosario and Pedro Castro attend Cosmopolitan Fun Fearless Awards 2012 at Ritz Hotel on October 22, 2012 in Madrid, Spain.  (Photo by Pablo Blazquez Dominguez/Getty Images)
MADRID, SPAIN - OCTOBER 22: (L-R) Raquel del Rosario and Pedro Castro attend Cosmopolitan Fun Fearless Awards 2012 at Ritz Hotel on October 22, 2012 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Blazquez Dominguez/Getty Images)

Su confesión más emotiva

Casada desde noviembre de 2013 con el director y productor de cine Pedro Castro, en los últimos años Raquel ha llevado una vida alejada de los focos en California, donde reside con él y sus dos hijos, Leo, de 7 años y nacido en Canarias, y Mael, de cinco y nacido en Los Ángeles. En septiembre de 2019, la canaria abría de nuevo su corazón a sus seguidores en su blog en la revista Elle y hablaba de que su hijo mayor había sido diagnosticado con un trastorno del espectro autista. "No dijo ni una palabra hasta casi los cuatro años. Sí, ese primer "mami" se hizo mucho de rogar. Desde los dos años supe que Leo era diferente, le encantaba tumbarse bocarriba largos ratos ensimismado, parecía estar viendo una película en el techo, a veces sonreía y parecía interactuar con algo", empezaba con cariño. Un día el pediatra les recomendó un centro para el pequeño, donde profesionales cualificados le harían algunas pruebas. "Nos sentaron a Pedro y a mí para darnos los resultados, en medio de un ambiente dramático, con tono muy suave y unas palabras elegidas meticulosamente, nos dijeron que creían que lo mejor para él era entrar en el programa de niños con TEA (trastorno del espectro autista)", explicaba. 

Lejos de venirse abajo, Raquel volvió a dar muestra de su enorme fortaleza interior y aseguró que sintió "alivio" porque entonces supo que su pequeño al fin podría trabajar con gente especializada y, "sobre todo, iba a relacionarse con niños que veían el mundo de una forma similar a cómo él lo hacía". Pero no todo fue sencillo para ella y su familia. "Ha sido complicado que nuestro entorno entendiese el diagnóstico médico. "Pero... ¿cómo que autismo?, si no hace esto ni esto, es más, hace esto y lo otro". A veces me siento desbordada, pidiendo perdón a dos de cada tres madres en el parque porque Leo no entiende de turnos, de que los juguetes tienen dueño y las cestas de picnic también. Soportando miradas y comentarios porque simplemente parece un niño maleducado que se frustra y patalea si le dices que no puede hacer algo. Sintiendo penita de esos niños que se le acercan y le dicen "Hola, ¿cómo te llamas? ¿jugamos juntos?", y Leo a lo suyo, como quien oye llover", relataba de manera honesta y sincera provocando un aluvión de muestras de cariño en sus redes sociales a las que no dudó en responder. "Me siento abrumada, no sé qué decir ante esta oleada de cariño. Qué difícil es a veces abrir el corazón, mostrar nuestra vulnerabilidad, nuestros miedos y vergüenzas. Pero una vez lo hacemos, qué liberador es sentir como se produce una sanación. Llámenme loca, pero creo haber visto un gesto de agradecimiento en la mirada de Leo esta mañana", decía emocionada.

Desde ese día en el que supo lo que realmente le sucedía a uno de sus grandes amores, Raquel no ha cejado en su empeño por concienciar sobre este asunto. "Que logremos por fin aceptar e integrar al otro, sea quien sea, con sus capacidades y necesidades. Sin tener que recurrir a distintivos, campañas ni gritos de guerra, porque ya nadie nos señala o ignora. Porque todos tenemos un lugar", decía Raquel en sus redes.

Una vida más espiritual

Su divorcio y las operaciones a las que tuvo que someterse marcaron sin duda su madurez, algo que Raquel del Rosario explicaba hace unos meses, y la llevaron a vivir de una manera mucho menos consumista y mucho más espiritual. "Nací en una familia católica a la que agradezco muchos de los valores que hoy tengo, a pesar de que no profeso ninguna religión. Digamos que comencé a mirar hacia dentro después de enfermarme y de mi primera separación. Ambos acontecimientos han sido grandes maestros", contestaba a uno de sus seguidores en una ronda de preguntas que hizo en los stories de su perfil de Instagram. Su vida en Los Ángeles, lejos de la fama y de los escenarios, refleja su manera de sentir que se ha ido forjando a lo largo de los años. Disfruta llevando a sus hijos al colegio cada mañana, paseando por un bosque, dándose un baño o practicando Yoga a diario. 

En septiembre, Raquel volvía a hacer una sorprendente confesión en sus redes sociales ante las preguntas de muchos de sus seguidores. "Mi pecho no ha desaparecido, lo que sí ha desaparecido son los implantes que decidí ponerme hace trece años. Los motivos que me han llevado a tomar esta decisión han sido varios, pero el principal ha sido el tener un acto de honestidad con la Raquel que soy ahora. Llevaba mucho tiempo sintiendo la necesidad de hacerlo, pero lo iba retrasando la idea de pasar de nuevo por un quirófano. (...) Sí, era consciente de que esa zona no iba a ser la misma tras tantos años llevándolos, más los cuatro de lactancia en total, pero en la balanza sin duda pesaba más mi salud y el acto de coherencia conmigo misma. Una vez retirados, el doctor me dijo que uno de ellos estaba presionado ligeramente mis costillas, supe entonces que todo aquello no había sido por casualidad. Compartiendo mi experiencia no pretendo juzgar ni hacer sentir mal a nadie, lo que tú decidas será lo correcto porque es tu decisión. Pero si aquella chica no hubiese compartido la suya, tal vez no me hubiese ayudado a dar este paso tras el que no puedo estar mas feliz y agradecida. Me siento más yo que nunca. Recuerda que los pechos solo tienen una función natural en nuestro cuerpo, que es la de amamantar. El resto, es un invento nuestro. Eres PERFECTA", escribía.

"Como nunca tuve muy claro quién era, siempre me exigí mucho el autodefinirme. Que Raquel tenía que ser para encajar en ese momento, lugar, entorno o relación. Y siempre había alguna parte de mi que tenía que entrar a calzador en esa versión creada", decía en un íntimo post en mayo. "Creo que lo realmente importante, es el haber sido consciente de todo esto, porque todo lo que se trae a la consciencia se acaba expresando solo. Y en eso estamos", concluía.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente