Rania de Jordania reinventa el vestido de lunares que aman las 'royals'

Photo credit: Chesnot - Getty Images
Photo credit: Chesnot - Getty Images

Aunque sus estilos sean diferentes, no es difícil encontrar conexiones entre los armarios de las royals más elegantes. Trajes sastre, vestidos camiseros, salones negros, faldas plisadas y abrigos clásicos son algunas de las prendas que se repiten en casi todos ellos. Junto a todas estas hay un vestido que, sin duda, es el favorito: el de lunares. De Kate Middleton a la reina Letizia, pasando por Beatriz de York o Lady Di hace décadas, todas han hecho de él uno de sus aliados de estilo.

La última en confirmarlo ha sido Rania de Jordania, que se encuentra de visita oficial a Omán junto a su marido. Para su llegada al país, la monarca escogió un vaporoso vestido de Giambattista Valli de pequeños lunares negros sobre fondo blanco con una de las siluetas más favorecedoras: cuerpo entallado con cuello redondo y mangas abullonadas y falda midi rematada con un volante.

Pero el detalle más llamativo no estaba tanto en el patrón como en la delicada flor bordada en hilo negro y gris que protagoniza el cuerpo. Un vestido al que Rania dio su particular toque añadiendo un fino cinturón de piel en color negro para marcar la cintura, enfatizando el favorecedor efecto de este vestido.

La royal completó el look con unos salones blancos de Jimmy Choo y unas gafas de montura redonda de Chanel. Con su elección, Rania de Jordania confirma que los vestidos de lunares siguen siendo ese comodín de estilo con el que las royals siempre aciertan, un estampado que no tienen miedo a repetir en distintos tonos y siluetas de vestido.

Este espectacular vestido de Valli no ha sido el único look de Rania que hemos podido ver en Omán. Para su cita con la esposa del sultán de Omán, la monarca hachemita apostó también por un outfit en blanco y negro pero de silueta completamente distinta (aunque igual de favorecedora).

Rania lució un diseño en color blanco de manga corta y escote en V que dejaba ver detalles lenceros en negro y con una voluminosa falda estilo años 50. Este patrón es uno de los favoritos y más repetidos de Rania, que de nuevo dejó ver su gusto por los vestidos entallados, en esta ocasión con un cinturón en pedrería negra.