Qué hacer si tengo una raja en el parabrisas del coche

·3 min de lectura
Photo credit: Michal Kin / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Michal Kin / EyeEm - Getty Images

El parabrisas de nuestro coche es, junto a otras partes como los neumáticos, un elemento clave en la seguridad al volante. No solo nos protege frente a la climatología del exterior, sino que tiene otras muchas funciones -aquí puedes conocer hasta 10 funciones que puede realizar un parabrisas- como ser parte de la resistencia estructural del propio coche, lo cual en caso de accidente puede ser clave para protegernos.

Pero también sabemos que es un elemento frágil que puede dañarse por culpa de algún impacto o incluso bruscos cambios de temperatura. Por ello es muy aconsejable actuar rápidamente si nos encontramos con una grieta o una raja por esta causa, especialmente en este último caso donde el daño va más allá de un pequeño impacto.

Cómo actuar tras detectar un parabrisas dañado

La gravedad y urgencia del problema dependerá mucho del tamaño de la grieta en el parabrisas, pero por norma general se aconseja acudir lo antes posible a un taller o centro especializado en la reparación de lunas, especialmente si afecta también a la visibilidad -conoce las 12 reparaciones de coche más comunes-. Mientras tanto si no te queda más remedio que seguir circulando sí es esencial tomar algunas precauciones en caso de tener este problema.

  • Evitar los cambios de temperatura bruscos: Es el consejo más importante y esencial para evitar que la rotura se extienda ya que esos cambios de temperatura dilatarán el cristal haciendo que la grieta pueda seguir agrandándose. Por ello es conveniente evitar dejar el coche al sol directo en verano o también no dejarlo a la intemperie con frío extremo o nieve. Por supuesto tampoco conviene lavar el coche ya que el agua puede bajar también esa temperatura y los rodillos podrían dañar aún más el cristal.

  • Realizar una conducción suave: Las vibraciones son otro de los grandes enemigos de nuestra luna dañada ya que a la larga pueden agravar la rotura. Por ello es aconsejable realizar una conducción suave -que también ayudará a lograr una conducción eficiente- evitando carreteras en mal estado, baches saltos y demás obstáculos que podrían agrandar la grieta.

  • Aplicar un kit de reparación: Por unos 10 euros hay soluciones que mediante la aplicación de una resina permiten frenar la expansión de la rotura, especialmente si hablamos de una grieta circular de menos de 2 cm. También hay soluciones más caseras y económicas -aunque menos efectivas- como aplicar pintauñas transparente, pegamento de contacto o un trozo de cinta adhesiva, pero son más soluciones provisionales que como mucho permitirán frenar el crecimiento del daño.

¿Reparación o sustitución completa?


Como decimos el habitual ojo de buey que podrías encontrarte tras el impacto de una china no tiene la misma gravedad ni solución que una raja. En el primer caso una vez acudimos al taller se podría salvar reparándolo, pero si ya existen grietas o el tamaño de la rotura es superior a los tres centímetros la sustitución del parabrisas acaba siendo irremediable. En cualquier caso la mayoría de seguros de coches -estas son las claves imprescindibles para contratar un seguro de coche- incluyen ya una cobertura ante rotura de lunas, aunque conviene consultar la situación de cada póliza previamente para conocer las coberturas y condiciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente