Raffaella Carrà, un aire de libertad en la España post franquista

·3 min de lectura
The italian presenter of television and singer Raffaella Carra in a show of the Spanish Television, 1972, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)
Raffaella Carrà es un simbolo de libertad para varias generaciones (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)

Raffa, que así la llaman cariñosamente en su Italia natal, nos ha dejado tras batallar contra su enfermedad a los 78 años pero su ideario queda, tanto en su país como en España, en la mente de todos.

Raffaella Carrá es mucho más que su mítico “En el amor todo es empezar” aunque todo el mundo conoce el tema musical como ‘explota, explótame, explo’. La artista no solo puso música a los dos países sino que lo hizo de un modo y en una época en la que la libertad estaba perseguida.

‘La Carrá’, que así se la suele llamar en nuestro país, era toda una revolución, sobre todo en una España con un contexto histórico delicado y que que llevaba años azotada por el franquismo. Con la muerte de Franco, en el 75, nuestra nación pasó de la censura más extrema hacia la liberadora época del destape, en la que la frescura y la sensibilidad de Raffaella encajaban a la perfección. Sonriente, espontánea y, sobre todo, libre, se convirtió enseguida en un icono para el colectivo homosexual y, casi, sin pretenderlo.

Sus letras, su vestimenta ‘atrevida’ para aquel entonces, con lentejuelas a todo color y el ombligo al aire invitaban a muchas personas a ‘salir del armario’ y vivir su vida expresándose y sin importarles lo que diría el resto de la sociedad, en muchas ocasiones teñida de prejuicios e ignorancia y más en Italia, bajo la influencia del Vaticano.

Ella tenía claro que el mundo “no se divide entre heterosexuales y gays sino entre personas” tal y como expresó en ‘Corriere’ hace cuatro años. En alguna ocasión contó que recibía muchas cartas de jóvenes al borde del suicidio porque no eran aceptados por su familia debido a su tendencia sexual y que ella no podía comprender cómo eran capaces de excluirles simplemente por eso.

Además, Raffaella también fue y, de hecho, en la memoria sigue siendo, un icono feminista. Hoy en día la lucha de las mujeres por la igualdad está a la orden del día y, sobre todo, actualmente gracias a documentales como el de Rocío Carrasco contando su verdad.

The italian presenter of television and singer Raffaella Carra in a show of the Spanish Television, 1972, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)
Su sonrisa y su modo de vestir eran toda una revolución (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)

Carrá tenía claro que hizo mucho por la liberación de la mujer “He ayudado a muchas mujeres a creer en ellas mismas”, explicaba en su última entrevista concedida. Sin ir más lejos, rompía moldes y en su propio programa “Carramba” todos los azafatos y bailarines eran hombres y no mujeres florero, como suele suceder todavía en la actualidad. 

La rubia de Bolonia también ha sido durante décadas un icono sexual y es que, para las mujeres, hablar de sexo en aquel entonces era realmente tabú y ella, lo cantaba a los cuatro vientos sin ningún tipo de vergüenza ni opresión.

De hecho, en 1976, ella cantaba “A hacer el amor empiezas tú” (a far l’amare comincia tu) a miles de mujeres que la escuchaban anonadadas y deseando liberarse y eso, ahora, puede sonar a moda, pero hace 4 décadas era toda una revolución hecha canción que gritaba "hazle saber al hombre qué es lo que quieres".

Sus vestimentas cortas y provocativas fueron casi censuradas por la RAI, la televisión italiana y es que la influencia vaticana se hacía notar en las estrictas normas de vestimenta y comportamiento de las artistas. Aunque el amor del público hacia Raffaella hizo que no llegaran a censurar ese ombligo sensual que ella mostraba orgullosa y es que, cuando la Carrá aparecía, los espectadores siempre respondían positivamente, con su misma alegría.

Sus coreografías, composiciones y actitud son el legado de una mujer artista, valiente y avanzada a su tiempo a la que nunca pudieron frenar y es que, como ella misma decía, era una mujer pasional y le encantaba ‘abandonarse’ a esa pasión, sin tener en cuenta un contexto histórico y cultural más bien delicado.

Más historias que te pueden interesar

Fotos curiosas de Raffaella Carrà con otras 'celebrities'

Raffaella Carrà y su dolor por no haber sido madre

Raffaella Carrà: muere la icónica artista italiana a los 78 años

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente