Rafael Amargo se define machista y opina sobre las polémicas de Pantoja y Bosé

Anna Sanchez
·4 min de lectura
SEVILLE, SPAIN - FEBRUARY 28:  Spanish dancer Rafael Amargo lookg on during the Medal of Andalucia awards 2018 at the Teatro la Maestranza on February 28, 2018 in Seville, Spain.  (Photo by Aitor Alcalde Colomer/Getty Images)
Rafael Amargo se define como machista y cateto (Photo by Aitor Alcalde Colomer/Getty Images)

Viendo al bailarín y coreógrafo Rafael Amargo con sus looks modernos y sus inexistentes tabúes sobre la sensualidad y la sexualidad, pocos imaginaríamos que él mismo se define como “cateto y machista”.

El bailaor ha concedido una jugosa entrevista al diario Nius y en ella repasa su nueva función teatral, los aspectos más personales de sí mismo y algunos polémicos temas de actualidad como la guerra entre la tonadillera Isabel Pantoja y su hijo Kiko Rivera, entre otros.

El titular es toda una declaración de intenciones y es que Amargo se define como “bisexual y moderno” pero, al mismo tiempo como “el más cateto del mundo y un poco machista”. A lo largo de la charla, Rafael hace alusión al machismo enraizado que todavía tiene dentro admitiendo, además, que es un hombre de lo más conservador.

“Soy un tío chapado a la antigua, soy muy de pueblo: el hombre al campo y la mujer a fregar y limpiar... Es muy fuerte lo que te he dicho, ¿eh? Lo mío es muy raro. He sido icono de la bisexualidad, de la ‘modernez’, pero de puertas para dentro soy el más cateto del mundo.”, sentencia.

Y añade: “Soy de decirle a una mujer 'niña, bájate la falda que se te ve todo'... Soy un hombre de pueblo chapado a la antigua. Luego ya me busco mi ‘modernez’... Pero creo en las tradiciones y en el respeto del hombre y la mujer.”, una joya de declaración, vamos.

Rafael está de vuelta tras el confinamiento y presenta ‘Yerma’ en la Latina de Madrid el próximo 3 de diciembre. El granadino explica que es una adaptación de Lorca pero con un toque “made in Amargo”. La obra relata la presión social que sufre una mujer por ser madre y que tiene un marido estéril al que acaba matando debido a dicha presión.

A raíz del argumento de su obra teatral, se le pregunta a Amargo si cree que hubiese sido más feliz de no haber tenido hijos. El bailarín tiene dos hijos, León de 15 años y Dante de 12: “La plenitud completa no existe. No me voy a arrepentir nunca de haber tenido hijos. Lo de "si no hubiera tenido hijos hubiera sido más feliz" se lo dice Juan a su mujer, Yerma, pero en mi caso no es así. Yo tengo hijos y apechugo con lo que hay.”

Aunque admite que no siempre es sencillo y que sus hijos son polos opuestos: “Ser padre una maravilla pero hay que ser consciente de que cuando los hijos crecen es una movida. Les crías de una forma y quieren ser de otra... Mis hijos saben latín, tienen un coco... son adorables pero muy diferentes. Uno va en metro y el otro con chófer. Hay que educarles en que ningún extremo es bueno.”

Respecto a temas de actualidad, Rafael conoce de cerca el coronavirus y sus estragos porque tanto su madre como su padre lo han pasado y, según afirma, “es dolorosísimo”. Además, también asegura que tiene varios amigos que han fallecido a causa del virus.

Sobre aspectos actuales aunque mucho más banales, el coreógrafo no logra posicionarse en la guerra entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera, sin embargo aclara que: “Soy del amor, cuando un hijo y una madre discuten de esa manera, no vale posicionarse. Comprendo las dos partes. Isabel tiene ese genio, ese carácter, es complicada. Es ella y punto. Pero como es la última folclórica, se lo perdonamos.”

Y, habiendo sufrido tan de cerca el coronavirus, también “perdona” a Miguel Bosé sus opiniones incendiarias al respecto: “A las personas que han dado tanto por su cultura y su arte, les perdono cualquier cosa. Esa extravagancia de Miguel se la aguanto porque es una persona que ha dado mucho. Yo muero con la gente que es personaje, como Lola Flores. Respecto a todas esas teorías del Covid, creo que hay un interés económico, creo que el ser humano lo ha provocado y nos los estamos comiendo.”

Rafael Amargo siempre será un hombre (y personaje) imprevisible y lleno de contradicciones pero quizá eso es lo que engancha a su público en España y en Italia, donde lleva dos años trabajando como juez en el programa “Bailando con las Estrellas”, la adaptación del “Mira Quién Baila”.

Más historias que te pueden interesar

Rafael Amargo matiza las palabras de su polémica entrevista, pero la lía aún más

Rafael Amargo tiene nuevo novio

Rafael Amargo se liga a un Mister Gay