Rafa Mora ha hecho una doble faena a ‘Sálvame’ justo en un día de lo más delicado

·4 min de lectura

El rol de Rafa Mora dentro del universo de Sálvamees muy concreto. Es un agitador, que siempre intenta levantar ampollas entre sus compañeros y generar conflicto de algún modo. Anabel Pantoja o Chelo García-Cortés conocen bien sus triquiñuelas, y en los últimos tiempos, la tiene tomada con Lydia Lozano. Le gusta decir que Lydia tendrá el título de Periodismo, pero que quienes hacen mejor televisión son aquellos que, como Kiko Hernández, no tienen una carrera en ciencias de la información. Ayer, Rafa comenzó a disparar en Sálvame, pero contra el objetivo equivocado. En su línea habitual, provocó todo lo que puedo, pero acabó haciendo una faena al programa, en dos directrices diferentes, y justo en el día más delicado para el formato.

Rafa Mora en la 'Sálvame Fashion Week' (Mediaset)
Rafa Mora en la 'Sálvame Fashion Week' (Mediaset)

Todo comenzó con un debate de Supervivientes. Se habló entonces de cómo la audiencia eliminó a Kiko Matamoros el pasado domingo, después de un concurso en el que ha pescado muy poco, no ha participado en muchas de las pruebas, y en general, ha estado a medio gas. Rafa Mora es muy amigo de Kiko, y entonces decidió defenderle, aunque fuese imposible. Para él era muy injusto que hubiese salido expulsado y culpó… al propio Sálvame y a su línea editorial. Como si hubiese un interés oscuro que quisiera que Kiko regresase pronto a España, o vaya usted a saber qué. “Al final me va a costar mi puesto de trabajo, me voy a callar...” decía al principio. Pero no cerró sus labios, y echó más leña al fuego.

Lo voy a repetir por última vez: la línea editorial de este programa ha conseguido que Kiko Matamoros haya sido expulsado de Supervivientes. Yo tengo el valor de reconocerlo, si vosotros no lo tenéis, os entiendo, yo lo hago porque es mi amigo y para mí la amistad está por encima de todo”, aseguraba el antaño tronista de Mujeres y hombres y viceversa, que, tras una pausa publicitaria, había desaparecido del plató.

Terelu Campos, que presentaba el programa, decía que no sabía qué había pasado. Otros compañeros, como Carmen Alcayde y Carmen Borrego, le criticaban por haber sido injusto con tal afirmación, pues en Sálvame cada cual dice lo que quiere. La hija de María Teresa Campos, incluso, le recordaba que no es bueno morder la mano que le da de comer. Esto es, que si tiene trabajo en Sálvame, que no diga que el programa tiene un discurso manipulador, por mucho que para él su amistad con Kiko sea lo más importante.

Una hora después de que se agitase el avispero, Rafa Mora volvía a su puesto de trabajo, más calmado. “Hay veces que uno se calienta y dice cosas que no debería”, explicaba. Y añadía que “ahí fuera” le han explicado algunas cosas y le han puesto “un par de vídeos que no había visto” y que explicarían su cambio de actitud. Desde casa, daba la sensación de que le habían cantado las 40 por dejar tan mal al programa, pero eso solo sabrá Rafa y la persona con la que hablase en esos minutos fuera del plató.

Como no podía ser de otra manera, los diarios digitales y los portales especializados en televisión recogieron el momento. Rafa estaba cargando contra su propio programa. El nombre de Sálvame estaba en las redes sociales como tema candente, pero porque su línea editorial estaba en entre dicho. Porque uno de sus trabajadores se había levantado contra las presuntas directrices marcadas. Ya hemos explicado que las audiencias de Sálvame no están en su mejor momento, y momentos como el de Rafa no terminan de hacerle bien al espacio, la verdad sea dicha. Realmente, ha mordido y fuerte la mano que le da de comer.

Lo peor de todo es que Sálvame este lunes estrenaba una nueva entrega, que se ha bautizado como Sálvame Sandía, y que contaba con Carlos Lozano. Pero todo eso poco importaba ya. Resultaba más interesante saber por qué Rafa Mora había desaparecido de la pantalla. Con dos pinceladas, Rafa se había robado el foco y había tirado el nombre de su programa por el suelo. Un combo de lo más completo.

Para desgracia de Mediaset, a todo esto hay que sumarle que Sálvame Sandía ha resultado un traspié. La enésima arma de la cadena para frenar Pasapalabra (trasSálvame Tomate, Secret Story, El Precio Justo, Alta Tensión y Ya es mediodía) no ha funcionado, quedándose por debajo del millón de espectadores y sin alcanzar el 11% de cuota de pantalla. En coincidencia, Pasapalabra le sacó una ventaja de más de un millón de seguidores y 13,4 puntos de share. Una pasada.

¿Tendrán consecuencias las palabras de Rafa Mora? ¿Sufrirá alguna clase de castigo? Es difícil imaginarlo. Ya se ha metido en berenjenales en otras ocasiones, incluso se amenazó con despedirlo tras una pelea con Anabel Pantoja, y no pasó nada. Además, Sálvame ya ha sufrido demasiadas bajas en los últimos tiempos como para tener que despedirse también de este colaborador, por incómodo que resulte en algunas ocasiones. Eso no quita para que igual, un poco, sí que le hagan cosquillas. Por lo pronto, aquella misma tarde, durante el Sálvame Sandía, una señora aseguró que le había visto orinar en la calle en Benidorm y que no es una persona muy bien dotada. Dándole donde le duele.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente