Radicales Libres XIX

·3 min de lectura
Photo credit: Rose Hartman
Photo credit: Rose Hartman
  • Vicio, vicio. Qué fácil es hacerse a las malas costumbres, y en cambio las buenas no se nos pegan ni a tiros. Me encantan esas fotos de los salvajes ochenta, todos tan guapos y en esas fiestas carísimas. Fuma hasta el apuntador. Valentino, obseso de la salud (como Armani) también tenía sus escapismos. Un minuto de silencio por el fotógrafo Ron Galella, que fue uno de los testigos de esa Nueva York fabulosa, y que murió el pasado 30 de abril.

  • Las manos finísimas de la belga Emma Terweduwe, que tejen piezas entre el arte y lo funcional. Solo hay que vigilar dejarlas a buen recaudo del gato.

  • Hacer como Patricia Urquiola, que cada cinco años replantea y cuestiona su proyecto vida, y hace pequeños cambios ("no son revoluciones, sino evoluciones"). No hace falta irse al campo; igual nos cambia la vida solo mudándonos de barrio.

  • Ahora en serio: ¿es o no buena idea el matrimonio? La estadística nos dice que no es la ocurrencia más brillante. Luego está esa otra cifra de que una mayor longevidad si se vive en pareja. A mí compartir baño y vivienda-especialmente si es pequeña, y eso es lo usual en las grandes ciudades- me parece aplicarle el tercer grado al amor. No tiene culpa específica el otro, el desgaste es un sentimiento universal.

  • Los K67 fueron quiosquitos encantadoramente pop diseñados en 1966 por el arquitecto y diseñador esloveno Saša J. Mächtig. Él los llamó unidades multifuncionales. Hoy los museos y las marcas -como Bottega Veneta- los recuperan y devuelven de nuevo a la calle.

  • Los museos, las galerías, las bibliotecas, las exposiciones, los conciertos. Aunque no se tenga tiempo, ni energía, ni un duro (muchas actividades son gratuitas), hay que estar atento a lo que pasa a nuestro alrededor. La cultura no es un lujo accesorio, es esencial para nuestra experiencia vital, porque enriquece y aporta matices a todo lo que sentimos.

  • La definición de cultura de Samuel Beckett: todo lo que nos hace más persona.

  • A los que nos gusta escribir tenemos una disposición a la soledad. No es cálculo ni esnobismo, es a lo que tendemos de forma natural. Pero luego, por suerte, nos encanta salir al mundo (solo un rato) y poner la oreja, a ver qué cazamos.

  • ¿Esa sensación rara de sí pero no, de estar contentos pero alerta tras los últimos dos años? Lo que estamos pasando como colectivo humano se llama duelo. Duelo por un planeta que perdemos irreversiblemente y que era la leche, la verdad.

  • Imaginario ucraniano en todo lo firmado por el colectivo Gunia Project: ángeles, caballos, corderos, bailarinas, estrellas. Malevich, Delaunay o el maravilloso cartelista Cassandre nacieron allí.

  • Hay urgencias sociales mil veces más urgentes, pero me parte el corazón el vandalismo. Que alguien pinte la pared de un edificio o rompa un banco o se cargue una fuente me parece el colmo de la maldad comunitaria. Una maldad gratuita, hostil, instigada por la mediocridad.

Photo credit: Marta Riezu
Photo credit: Marta Riezu

Marta D. Riezu es periodista especializada en comunicación de moda. Ha publicado dos libros: Agua y jabón (Terranova, 2021) y La moda justa (Anagrama, 2021).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente